El trabajo articulado entre las todas las instituciones, el gobierno departamental, municipal y el ICBF, permitió disminuir el número de personas afectadas por el uso indebido de la pólvora en la pasada época decembrina.

De esta forma lo destacó el gerente de Promoción y Prevención de la secretaría de Salud del Meta, Antonio Alejandro Tiuso Herrera.En cuanto al reporte de personas quemadas por pólvora se tiene una estadística de tres personas de los municipios de Cumaral, Puerto López y Villavicencio (dos adultos y un niño).

Con respecto a los índices nacionales, el comportamiento del Meta fue positivo, otros departamentos como Cauca, Antioquia y Bogotá, la tendencia aumento, precisó el funcionario.Tiuso Herrera destacó el grado de información que se llevó a la comunidad, donde la mayoría de hogares tanto en el municipio con el Departamento fueron conscientes que en las festividades de fin de año “no puede mezcla ni con la pólvora ni con el uso del alcohol”.

Recalcó que a nivel departamental y local, los resultados son favorables, pero se continuará trabajando con acciones para lograr la meta de cero quemados, durante estos periodos de navidad.

Anunció que los 29 municipios 26 acataron la invitación de la Gobernación, de la no venta de pólvora en sus localidades; sin embargo, San Martin, Guamal y Granada no lo hicieron, pero, afortunadamente no hay reportes de quemados en estos municipios, precisó Tiuso Herrera.

Por su parte, María Eugenia Solano Hurtado, directora (e) del ICBF en el Meta, agradeció al Comité Intergremial por el esfuerzo para lograr que disminuyeran los índices y que en el departamento solamente se tuviera un niño quemado. Con esta cifra se redujo en un 75 por ciento los lesionados por pólvora en el Meta, comparado a la vigencia del año 2016.

Indicó que el ICBF inició el proceso administrativo de protección para el menor por lesiones de pólvora, con su respectivo seguimiento durante seis meses, dando cumplimiento al Código de Infancia y Adolescencia.