Villavicencio,Meta. Con la visita realizada el día de ayer (martes) a la urbanización ‘Betty Camacho’ de la ciudadela Trece de Mayo, en Villavicencio, se dio inicio al censo que realizará Villavivienda en los programas habitacionales en los que fueron entregadas más de 3.000 viviendas en el transcurso del 2016, para determinar las razones por las cuales decenas de ellas no han sido ocupadas.

Según Felipe Suescún Torres, gerente de Villavivienda, la entidad ha recibido una buena cantidad de quejas y denuncias relacionadas con viviendas que aunque se entregaron hace hasta seis meses, todavía las familias beneficiarias no las han habitado o, incluso, las han arrendado o vendido, tanto en el Trece de Mayo como en la ciudadela La Madrid y en la urbanización San Antonio.

Si se ratifica que los beneficiarios no están ocupando las viviendas que recibieron, se procederá según la Ley 1537 de 2012, que establece que las personas deben habitar sus inmuebles por lo menos diez años desde el momento en que les fueron adjudicadas o de lo contrario se procederá a iniciar el proceso legal para lograr la restitución del subsidio familiar de vivienda al Estado.

“La ley se aplica cuando los beneficiarios transfieren el derecho real sobre la solución de vivienda o dejan de residir en ella antes de haber transcurrido diez (10) años desde la fecha de su adjudicación sin mediar permiso alguno por razones de fuerza mayor definidas en el reglamento”, recordó Suescún Torres.