Desde el 24 de diciembre Elkin Ramírez había sido internado en la Clínica Neurológica de Antioquia por complicaciones en su estado de salud relacionadas con una enfermedad cerebrovascular.

En 2015, el cantante se sometió a una operación de un edema fibroso en el parietal izquierdo. En ese entonces hubo convocatoria para donación de sangre y el resultado fue un éxito. La enfermedad le afectó la movilidad de las extremidades derechas, un ojo, la cuerda vocal derecha, el olfato y el oído. “Ese tumor maligno, denominado agresivo, letal, fibroso, me afectó la movilidad de mis extremidades derechas”, fue el mensaje que, en su momento, escribió a sus seguidores el ‘titán’ del rock, como era conocido.

En un video publicado en redes sociales, Ramírez decía estar “muy animado y optimista porque he terminado la primera parte de mi tratamiento. Hace tres meses fui operado de un tumor maligno grado cuatro, bastante agresivo y expansivo, siendo sometido a radioterapia, quimioterapia y vía oral”.
Sin embargo, en la noche del pasado 24 de diciembre Kraken confirmó a través de su página oficial de Facebook que Elkin Ramírez, quien cumplió 54 años, estaba hospitalizado en la Clínica Neurológica de Antioquia.
Como buena leyenda, alrededor de Ramírez, se tejieron toda clase de especulaciones. Se dijo que era el líder de una secta satánica en Kennedy, que se había sometido a una cirugía en Suiza para blindar sus cuerdas vocales, que andaba en limusinas rodeado de guardaespaldas y que llegaría a ser el reemplazo de Freddy Mercury en Queen. Lo que es cierto es que vivió en una casa modesta, que los medios le dieron la espalda durante muchos años y que tuvo un hijo dramaturgo.
Durante las pasadas semans distintos medios le hicieron homenajes con videos y distintos mensajes de celebridades donde le deseaban su pronta recuperación. Hoy murió en Medellín uno de los papás del metal colombiano, la escena musical se viste de luto.