En 2016 después de protagonizar una fuga con Alberto Contador en la etapa 15 de la Vuelta a España, la narradora de ciclismo Georgina Ruiz Sandoval ‘Goga’ fue clara al decir: “Nairo está aprendiendo a leer las carreras”. Con el paso del tiempo el colombiano se va convirtiendo en un pedalista más completo y en 2017 lo ha demostrado con escapadas como en la última etapa del Challenge de Mallorca y con ataques como el de este jueves en la segunda etapa de la Vuelta a la Comunidad Valenciana.

Tony Martin fue el vencedor de esa fracción. El alemán del Katusha dio catedra para descender en asfalto mojado. Terminó alzando los brazos en Denia con un tiempo de 4 horas 44minutos y 35 segundos. Nadie pudo con el alemán. Pero antes de que lograra la victoria, en el segundo ascenso al alto del Montgó, a siete kilómetros de meta, Nairo junto Jesús Herrada, David de la Cruz, Matin y otros dos corredores movieron el pelotón. Sacudieron al grupo principal.

Aunque fue el alemán quien tomó ventaja en el descenso, el ciclista boyacense se mantuvo en el grupo persecutor con otros seis pedalistas, incluso intentó atacarlos a falta de kilómetro y medio para finalizar, pero su potencia en el plano no le alcanzó para tomar la ventaja suficiente. Nairo finalizó séptimo, perdió 11 segundos con Tony Martin, pero esta presentación es una señal clara de que el colombiano le está apuntando a aprovechar cada momento de carrera para sacar ventaja.

Nairo llegó junto con Pim Ligthart, Primozz Roglic, David de la Cruz, Michele Scarponi y Amaro Antunes. Gracias a esta presentación el colombiano se ubica en la décima posición de la clasificación general, a falta de las etapas importantes de montaña en esta competencia que finalizará el próximo domingo. El líder de la competencia es el campeón olímpico, Greg Van Avermaet. Dayer Quintana, quien escudó a su hermano hasta que se decidió a atacar, finalizó en la posición 32 a 24 segundos del ganador de la etapa.

Este viernes se correrá la tercera etapa de la carrera. Se llevará a cabo desde Plaza Pont del Riu hasta Riba-Roja de Túria con 161 kilómetros de recorrido, en los que se destaca un ascenso a mitad del recorrido.