Aplicando lo aprendido en sus respectivas modalidades, estudiantes de los grados décimos y once del Instituto Técnico Industrial de Villavicencio se dieron a la tarea de reparar y poner al servicio de sus compañeros, 300 pupitres que se encontraban en estado de deterioro en la sede de la Institución.

Se trata de 40 estudiantes de la especialidad industrial de metalistería, de la que hacen parte las modalidades de soldadura y ebanistería, que con el apoyo del rector Gilberto Useche Gutiérrez y sus profesores iniciaron las refacciones requeridas, dentro del inventario de 2.200 pupitres que tienen en total las tres sedes educativas de dicho plantel.

El proceso de transformación de los pupitres consiste en lijarlos, fijar los puntos de soldadura que requiere su estructura metálica, pulir dicha soldadura, cortar y pintar las tablas del asiento y el espaldar, y luego fijarlas con tornillos y tuercas al armazón metálico para que queden nuevamente habilitados los pupitres para su uso.

Useche Gutiérrez dijo que la idea es que en los talleres de soldadura y ebanistería del Colegio los estudiantes de estas especialidades realicen sus prácticas y, a la vez, con su labor se recuperen los pupitres deteriorados.

Indicó que con la reparación de los 300 escritorios estudiantiles, el Instituto Técnico Industrial se ahorra más de cuatro millones de pesos, recursos con los cuales no cuenta o que se podrían utilizar para adquirir materiales que se requieren en los talleres para uso de los mismos alumnos.

Por su parte, el secretario de Educación municipal, Hernando Fontecha Meneses, sostuvo que se busca la posibilidad de fortalecer la producción, teniendo en cuenta que se trata de un colegio industrial que prepara a sus alumnos en competencias laborales y también los proyecta para seguir estudiando dentro de las mismas especialidades en que los forma.