Ante la grave crisis que afronta la red de clínicas y hospitales de Villavicencio, la Senadora Maritza Martínez solicitó al Ministro de Salud y Protección Social que se declare en emergencia sanitaria a la capital metense, debido al colapso presentado en el Hospital Departamental que registra una sobreocupación del 250%, lo cual se torna en una álgida situación para la región si se tiene en cuenta que éste el principal prestador del servicio de salud en los departamentos que integran la Orinoquia.

Igualmente, se considera indispensable la visita del Ministro de Salud y del Superintendente de Salud a la ciudad de Villavicencio, con el propósito de dar una respuesta inmediata a las enormes dificultades que afrontan cientos de llaneros para acceder a la atención en salud.

En el requerimiento elevado al Ministerio de Salud y a la Superintendencia del ramo, la Representante manifestó la necesidad de contar con acompañamiento eficaz y cercano de estas dos Entidades que permita garantizar que las EPS cancelen de manera oportuna y sin dilaciones sus obligaciones para con los hospitales y clínicas del departamento. “No es suficiente con que se adelanten jornadas de conciliación y luego se abandone a su suerte a las IPS del departamento del Meta. Solicitamos acompañamiento permanente de ambas entidades para que situaciones que ponen en riesgo la integridad de los llaneros no vuelvan a evidenciarse.

En el mismo sentido, la Senadora solicitó al Ministerio de Salud que autorice la compra de cartera que actualmente adeudan las EPS a las clínicas y hospitales públicos y privados del Departamento. De acuerdo con la Congresista “La idea es que se inyecten los recursos necesarios para que se continúen prestando los servicios de salud a los metenses y así se conjure la crisis funcional por la cual está pasando el Hospital Departamental de Villavicencio y que ya amenaza a su par de Granada (…) Le solicitamos al Ministerio de Salud que estudie la posibilidad de comprar la cartera que adeudan las EPS a las IPS de la región, al tiempo que proceda a descontar dichos valores a los montos correspondientes a la unidad de pago por capitación que se reconoce a las EPS”.

De acuerdo con la Senadora, se hace necesario empezar a plantear una reforma al Sistema General de Seguridad Social en Salud, de tal forma que la salud deje de ser vista como un negocio y se garantice no solo cobertura sino calidad en el servicio para todos los colombianos. En ese sentido manifestó que “somos conscientes de que las soluciones que hoy en día se plantean tan solo tienen un carácter temporal. La crisis actual del sistema de salud evidenciada en el departamento del Meta es tan solo un síntoma del agotamiento del mismo. Manifestamos al Ministro de Salud la necesidad de empezar a estudiar alternativas serias que nos permitan dar un vuelco al actual sistema, eliminar ineficiencias e intermediarios y mejorar la atención en salud para todos los colombianos. Ese es nuestro compromiso.”