Villavicencio,Meta. Luego de tres días de estar en marcha el censo en la urbanización ‘Betty Camacho’ de la ciudadela Trece de Mayo, en Villavicencio, el subgerente técnico de Villavivienda, Héctor Hinestroza, confirmó que continúa evidenciándose que muchas viviendas ya entregadas a sus beneficiarios no están cumpliendo con su objetivo.

Sostuvo que el censo se adelanta para establecer con certeza quienes están habitando las viviendas que entregaron los gobiernos municipal y departamental en el transcurso del 2016, porque no se justifica que si eran para personas necesitadas de un techo digno y propio, hoy todavía estén desocupadas, abandonadas o arrendadas.

El funcionario agregó que se decidió hacer el censo ante las quejas y denuncias que ha recibido Villavivienda sobre dichas situaciones tanto en el Trece de Mayo como en la ciudadela La Madrid y en la urbanización San Antonio, en las cuales también se harán las visitas a las viviendas ya entregadas.

Reveló que se han encontrado casos en que los beneficiarios de las viviendas han instruido a los arrendatarios, para que cuando sean visitados por el personal de Villavivienda, digan que son sus familiares.

Ante tal situación, cuando se termine el proceso y se consolide la información, a los beneficiarios que estén incumpliendo con la Ley en materia de ocupación de estas viviendas de interés social, se les iniciará un proceso para revocarles el subsidio de vivienda que les otorgó el Estado, porque el objetivo es darles casa a las personas que realmente la necesiten, más aún cuando el déficit de vivienda es Villavicencio es significativo.