Publicidad

Por solicitud de la Fiscalía adscrita al Gaula, fue enviado a la cárcel Jefferson Quintero Rangel, de 22 años, capturado en flagrancia cuando recibía el dinero que, al parecer, exigía a conductores de buses en los que llevaban extranjeros a la frontera entre Arauca y Venezuela.

Según la denuncia de una de las víctimas, los hechos ocurrieron cuando regresaban de la frontera,  sobre el cruce de Hato Corozal – Sacama (Casanare), y fue abordado por un hombre que se identificó como alias Camilo del Grupo Armado Organizado (GAO) ELN.

El hoy capturado presuntamente preguntó a la víctima por los recibos de pago que le permitirían circular en la región y, ante la respuesta negativa, lo condujo junto con otras 5 personas, al parecer conductores y ayudantes de otros buses que conformaban la caravana humanitaria coordinada por Migración Colombia,  a un sector desconocido de la vía,  donde les habría hecho algunas exigencias. 

Las indagaciones iniciales señalan que, en la vía donde interceptaron a dichos conductores, Quintero Rangel se reunió con otra persona y obligó a comunicarse con los dueños de los vehículos, a quienes les exigieron el pago de un millón de pesos por cada uno de los buses, so pena de incinerarlos y asesinar a los conductores.

Una de las víctimas, junto a su presunto extorsionista, se desplazó hasta Hato Corozal (Casanare) para retirar el dinero enviado para su liberación. Sin embargo, en una reacción inmediata de las autoridades, gracias al aviso de lo que sucedía, el Gaula del Ejército y de la Policía interceptaron y capturaron a Quintero Rangel.

Ante el Juzgado Promiscuo de Trinidad (Casanare), la Fiscalía imputó cargos contra el detenido por los delitos de extorsión agravada tentada en concurso con secuestro simple, los cuales no fueron aceptados. 

La Fiscalía General publica esta información por razones de interés general

 

PYM/MRL

Publicidad