Publicidad

Carlos Lozada, rector de la Institución Educativa Lucila Piragauta del municipio de Yopal, habló de la problemática que se ha venido presentando actualmente en el plantel educativo, debido al rebosamiento de un pozo séptico, que desde hace aproximadamente dos meses ha generado malos olores e incomodidad en estudiantes y profesores.

“La Institución no está conectada a la red de aguas del municipio, sino que tiene un pozo séptico, el cual debido a las lluvias ha presentado en varias ocasiones rebosamiento y esas aguas corren al interior de la Institución”, dijó Lozada, quien además agregó que al hacer una revisión en el primer rebosamiento que se presentó, fue una sorpresa, inclusive para funcionarios que llevan bastante tiempo en la Institución, encontrar que no había conexión con la red de aguas negras del municipio, sino que era un pozo séptico que está en la cabecera de una cancha interna.

El licenciado manifestó que ya se hizo la solicitud a la secretaría de Educación de Yopal, para que desembolsen los recursos que se requieren para esta intervención, puesto que son costosos. Indicó Lozada que “el trámite ha sido un poco lento pero la Institución y la comunidad educativa esperan que en el transcurso de esta semana se tengan dichos recursos con el objetivo de que en el receso de octubre se puedan emprender las obras y darle una solución de fondo a este problema”.

Los recursos que se necesitan para solucionar el percance ascienden a los 19 millones de pesos los cuales serán invertidos en la cometida de las aguas negras y unos mantenimientos internos que se deben realizar. Son alrededor de 1.600 estudiantes en la jornada regular de lunes a viernes y 200 en la jornada sabatina, que se están viendo afectados por los malos olores que general el pozo séptico.

 

Publicidad