Publicidad

DUBÁI, EMIRATOS ÁRABES UNIDOS. – Un petrolero buscado por Estados Unidos y que había sido «secuestrado» cerca de la costa de Emiratos Árabes Unidos tras supuestamente llevar crudo iraní de contrabando está en aguas iraníes, según indicó el domingo una agencia de Naciones Unidas.

El MT Gulf Sky fue capturado el 5 de julio, según dijo la Organización Internacional del Trabajo citando al capitán del barco. Esa información coincidía con reportes previos de The Associated Press.  «El barco fue llevado a Irán», dijo la OIT.

Los 28 tripulantes indios desembarcaron en Irán y todos salvo dos, que no tenían pasaportes, volaron el 15 de julio de Teherán a India.

La OIT dijo haber obtenido su información de la Seafarers’ Welfare and Assistance Network. La agencia había presentado antes un reporte indicando los propietarios del barco habían abandonado en marzo al petrolero y su tripulación cerca de Khorfakkan, una ciudad oriental de Emiratos Árabes Unidos.

Ni autoridades ni medios estatales iraníes han reconocido la captura y llegada a Irán del MT Gulf Sky. El gobierno estadounidense tampoco ha hecho comentarios,

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó cargos penales en mayo contra dos iraníes, acusándoles de blanquear unos 12 millones de dólares para adquirir el petrolero, entonces llamado MT Nautica. 

Según documentos judiciales en la operación participaba la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, que es la unidad expedicionaria de élite del cuerpo paramilitar. Los dos hombres acusados, uno de los cuales tiene pasaporte iraquí, siguen en paradero desconocido.

Un banco estadounidense congeló los fondos asociados a la venta, haciendo que el vendedor iniciara una proceso judicial en Emiratos Árabes Unidos para recuperar el buque, según había indicado antes el Departamento de Justicia. Se cree que ese proceso aún estaba pendiente, planteando dudas sobre cómo salió el petrolero de Emiratos tras ser confiscado por las autoridades locales.

Los petroleros que navegan por Oriente Medio, y especialmente en el crucial Estrecho de Ormuz, se vieron el año pasado con el punto de mira ante el aumento de las tensiones entre Irán y Estados Unidos. En torno al 20% del crudo vendido en el mundo pasa por el Estrecho de Ormuz. Varios petroleros sufrieron supuestos ataques con minas que Washington atribuyó a Teherán. Irán negó estar implicado, aunque sí detuvo varios petroleros.

Publicidad