Publicidad

Al menos 10 civiles murieron el martes tras el estallido de bombas de mortero en varias partes de Kabul, justo cuando Afganistán celebraba el Día de la Independencia y previo al inicio del diálogo entre los talibanes y el gobierno afgano.

Ningún grupo insurgente se atribuyó la responsabilidad por el ataque.

El vocero del Ministerio del Interior, Tariq Arian, dijo que en total fueron lanzados 14 morteros desde dos vehículos en el norte y el este de la capital afgana. Entre los heridos había cuatro menores.

“La mayoría de los morteros alcanzaron viviendas residenciales”, agregó Arian. Dijo que está en curso una investigación.

Testigos dijeron que el último de los morteros alcanzó el lujoso vecindario de Wazir Akbar Khan, donde residen diplomáticos y altos cargos del gobierno.

Agentes de la policía afgana inspeccionan un vehículo desde el que los insurgentes dispararon cohetes, en Kabul, el 18 de agosto de 2020.

El ataque se produjo un día después de que el gobierno dijo que no liberará a los últimos 320 talibanes que tiene retenidos hasta que los insurgentes dejen libres a más soldados afganos capturados. La decisión va en contra a la tomada antes este mes por el consejo tradicional afgano, la Loya Jirga. Es probable que este hecho del martes dilate más las conversaciones de paz intraafganas impulsadas por Estados Unidos.

Estas negociaciones deben empezar cuando Kabul complete la liberación de 400 prisioneros talibanes. El pasado jueves fueron liberados 80 detenidos.

El vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo que no estaba al tanto de ningún ataque con mortero en Kabul. La filial del grupo extremista Estado Islámico que opera en el país ya empleó proyectiles para interrumpir celebraciones nacionales en el pasado.

También el martes en la mañana, el presidente del país, asistió a una ceremonia por el Día de la Independencia en el Ministerio de Defensa en Kabul, donde pasó revista a una guardia de honor y depositó flores ante el Minarete de la Independencia.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, asiste a las celebraciones del Día de la Independencia de Afganistán en Kabul, el 18 de agosto de 2020.

 

 

Publicidad