Publicidad

Bogotá, (EFE).- Los asesinatos de líderes sociales en Colombia crecieron un 53 % en el primer cuatrimestre de 2020, en el que también incrementaron en un 5 % los desplazamientos forzados, según el informe «Dinámicas de la confrontación armada y su impacto humanitario y ambiental» de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).

Según el estudio, 16 líderes fueron asesinados en enero, 11 en febrero, 13 en marzo y nueve en abril para un total de 49, mientras que en los primeros cuatro meses de 2019 fueron 32.

La FIP manifestó que «los departamentos más críticos durante el primer cuatrimestre de 2020 fueron Cauca (con 14 homicidios), Putumayo (6) y Antioquia (5)», tres regiones que aún no han visto los beneficios del acuerdo de paz firmado por el Gobierno y la guerrilla de las FARC en 2016.

El resto de asesinatos fueron perpetrados en Valle del Cauca (5), Norte de Santander y Huila (4), Chocó y Córdoba (3), y Magdalena, Cesar, Bolívar, Santander y Boyacá (1).

«En cuanto a la autoría, aunque el 67 % de los responsables de los homicidios es aún es desconocido, grupos como las disidencias de las FARC y las AGC (Autodefensas Gaitanistas de Colombia) comenzaron a tener una mayor visibilidad en la atribución de las agresiones», agregó la información.

VIOLENCIA EN LA PANDEMIA

El informe de la FIP señala que durante la emergencia por la pandemia del coronavirus, que llevó al Gobierno a decretar una cuarentena que comenzó el 25 de marzo, los combates de la fuerza pública contra los grupos criminales «no tuvieron variaciones significativas».

Sin embargo, resalta que «las acciones de los grupos armados organizados disminuyeron», aunque advierte que estas organizaciones criminales «han ordenado restricciones y reforzado el aislamiento, bajo el argumento de que así evitan la propagación del virus».

«En otros casos, las facciones armadas han incrementado sus acciones contra los líderes y las comunidades», añade el estudio, que menciona que durante la cuarentena hubo una «disminución de los homicidios, con descensos notables, especialmente en abril».

La FIP también manifestó su preocupación por «el incremento reciente de las muertes violentas en Tumaco y Buenaventura», los dos principales puertos de Colombia en el Pacífico. EFE


Publicidad