Publicidad

La representante de las Asociaciones ante el Comité departamental de discapacidad, Islena Murillo, agradeció el espacio de participación que se dio al iniciar el Gobierno de las Oportunidades, lo que hizo al departamento el primero en incidencia en temas de inclusión a la población con discapacidad, tanto en lo laboral, como en educación y en temas culturales.

“Vemos en un ejercicio de socialización de la política pública que el Meta, con aprobación e incidencia de la sociedad civil que hace parte del comité departamental, se construyó la política pública departamental de discapacidad e inclusión social, donde queda pendiente el tema de implementación, que será la tarea para los nuevos gobernantes”, puntualizó la dirigente social.

En la socialización de la política pública se encontró que falta mucho por recorrer donde no solo es responsabilidad del Estado, también les corresponde a los representantes de las Juntas de Acción Comunal levantar un censo de las personas con discapacidad para apoyarlos con proyectos de mejoramiento que beneficien a esta población en sus veredas y corregimientos.

Murillo habló de la falta del compromiso de las EPS frente a los temas que le concierne por resolución 583, como es el registro de localización, y son las certificaciones médicas que deben dar las caracterizaciones específicas sobre la discapacidad de cada persona.

Este ejercicio dejó muchas cosas positivas y sugirió que se les permita a los comités salientes participar del empalme de gobierno, para empoderar al comité entrante, ya que los nuevos dignatarios desconocen la normatividad, operatividad, diligenciamiento y gestión.

Reconoció a la gobernadora Marcela Amaya todo el apoyo brindado a través de la ejecución de la estrategia Rehabilitación Basada en Comunidad (RBC), a través de proyectos bien planeados, llegando con emprendimiento y plan semilla que se les ofreció a las familias, iniciando una tarea que les generó un recurso y un ingreso para el bienestar de sus hogares.

Publicidad