#rusia2018noticiasrecientesregionales

BRASIL VIVIÓ UN CARNAVAL… DE ANGUSTIA ANTE COSTA RICA

LA SELECCIÓN DE BRASIL SUFRIÓ HASTA LO INDECIBLE PARA LOGRAR SU PROPÓSITO ANTE COSTA RICA. NEYMAR TERMINÓ BAÑADO EN LÁGRIMAS. KEYLOR NAVAS FUE UN DIOS QUE SE QUEDÓ SIN CIELO…

Coutinho y Neymar aliviaron en los seis minutos de reposición la angustia que Costa Rica le generó a Brasil durante los 90 del partido.

Al final, los pentacampeones del mundo vencieron 2-0 a los ticos y ahora, con cuatro puntos, están más cerca de la clasificación.

Todos contra Keylor

Brasil hechizó la bola en el arranque del partido pero Costa Rica, menos místico y más práctico, fue el primero en amenazar.

El auriverde, que vistió un uniforme azul, signo de presagios nebulosos, instaló un 4-2-3-1 compuesto en ofensiva por William, derecha; Coutinho, centro; y Neymar, izquierda. Más Gabriel Jesus en punta.

Costa Rica, muy cauto, sembró de alambradas su terreno. Sin la pelota, saltaba a la vista un 4-4-2 y el espacio de inmediato se reducía. Lógico, el contragolpe era su fórmula ofensiva.

Novedad. Casemiro, jefe de aduanas junto a Paulinho, cruzó el campo mientras goteaba sangre de su nariz. En zona técnica fue atendido. Su ausencia coincidió con la “lotería” tica. Marcos Ureña tocó para Celso Borges. Limpio de marca en el área, remató desviado frente a Alisson (12’)

Las avanzadas de la “Canarinha” eran frenadas con faltas, pero de la bola quieta no brotaba magia. Después de los primeros 25 minutos los “torcedores”, algunos vestidos como los bailarines de los sambódromos de Río, tuvieron los primeros acoples del Brasil excelso.

Por el flanco izquierdo se juntaron los “jugones”: Marcelo, Coutinho, Neymar y Gabriel Jesus. Empezaron a ocurrir cosas. En fuera de lugar, Jesus anotó y los torcedores exhalaron (26’). Luego, Neymar entró en la sala de Keylor Navas pero el tico bloqueó en el mano a mano.

Por un instante, el fútbol se hizo amorío y la pelota fue amante promiscua de los brasileños. Crisis para los centroamericanos.

Coutinho, que en el minuto tres había invocaba a los dioses de la “folha seca” con un lanzamiento de media distancia, volvía a afinar los instrumentos. Su remate en diagonal buscó la puerta pero sin veneno (29’).

Por el costado izquierdo, Brasil desflecaba la zaga de su rival. La derecha, de William, no existía. Los “parceiros” se volvieron a reunir y Marcelo propuso el negocio. Se perfiló, engatilló pero su balón fue a las manos Navas (40’). Viaje al cuarto de las reflexiones.

La dicha de Coutinho…

Tite reflexionó y movió los hilos de la marioneta para el segundo tiempo. El empate 0-0, más la igualdad 1-1 con Suiza en el debut, ponía su cuello en la guillotina de cara al último partido.

Douglas Costa entró por William, espectral sobre la banda derecha, y la ofensiva brasileña se ensanchó. El invitado inició su cortejo de gambetas, desarticuló el último bloque, templó el centro y Navas tuvo que meter la piel cuando Neymar desenfundaba en las 5 con 50 (47’)

El diablo danzaba en traje de carnaval dentro del área de Costa Rica. La presión brasileña se sintió. Costa ofreció de nuevo, Gabriel Jesus metió la cabeza y puso el balón en el horizontal. En el remate, Coutinho probó frontal pero un zaguero desvió cuando Keylor estaba ciego (49’)

El técnico Óscar Ramírez debió meter la mano. Cristian Bolaños ingresó por Ureña, vuelto girones y demacrado por la fatiga (54’). Nada parecía frenar la expedición de los auriverdes en pos de los tres metales de Navas.

Paulinho y Neymar crearon una sociedad, zambombazo del crack y Navas metió sus guantes ungidos de milagro (56’). Cada minuto, el nombre de Keylor sonaba en los rezos de los ticos. Otro disparo frontal y nuevamente el guardián del Real Madrid (57)

Tite volvió consultó a sus gurús. Roberto Firmino entró por Paulinho (67’). En éstas, Neymar robó. Frente a él, la portería. Le inyectó cianuro a la pelota, pero la curva apenas cruzó junto al vertical (72’)

Ramírez retocó su fuselaje. Francisco Calvo reemplazó a Cristian Gamboa (74’).

El pentacampeón del mundo entraba en agonía. Neymar parecía un líder sindical cantando arengas en contra de todo el mundo. Protestas, Manoteos…

De nuevo Brasil a la ofensiva. Transición defensa ataque. Costa para Neymar, gambeta del brasileño y toque de Gian Carlo González en el área. El árbitro Björn Kuipers pitó penalti y los torcedores aullaron de frenesí. Luego, tras consultar el VAR, el holandés deshizo su determinación. (78’).

El 0-0 era como una condena que recordaba las fechas más aciagas de los “penta”. Pero la genialidad y el atrevimiento tuvieron su desfogue máximo en el cierre de los 90.

Marcelo sembró el área de ilusión. Su centro fue un pase. Gabriel Jesus, tras previo cabezazo, amortiguó la pelota para que Coutinho la impactara con todos sus bríos al reportarse desde atrás en su frenética estampida… ¡Gol! 1-0.

Luego, Costa, que entraría para cambiarle la cara a la “Auriverde”, entregaría a Neymar que en pleno salto conectó la bola mientras Navas miraba la sacudida de su red. Gol, 2-0 (96’)

Así, Brasil vencería a Costa Rica, limpiaría el camino de la clasificación y dejaría el estadio de San Petersburgo envuelto en un carnaval…

Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: