Publicidad

El enorme buque de guerra estadounidense, Hershel Woody Williams, llegó a la isla griega de Creta, con la misión de vigilar la escalada de tensiones entre los aliados de la OTAN, Grecia y Turquía, por los derechos energéticos en el Mediterráneo oriental. 

El barco estadounidense se une a otros de la Unión Europea y Rusia, lo que genera preocupación entre algunos en Grecia sobre lo que podría significar una escalada militar.

Expertos militares describen al USS Hershel Woody Williams como una base flotante, el segundo de una nueva clase de barcos masivos que la Marina de EE.UU. está utilizando ahora como transporte rápido y centros de apoyo para operaciones militares.

El barco de 230 metros de largo, aproximadamente del tamaño de algunos rascacielos, estuvo anteriormente en Nápoles, Italia, para una parada logística de rutina antes de ser enviado a Creta, donde está en espera mientras Grecia y Turquía permanecen trabados en un punto muerto.

Acorazados griegos y turcos se han estado reuniendo en la región desde que el presidente Recep Tayyip Erdogan envió un barco de investigación al Mediterráneo oriental para buscar gas y petróleo.

Grecia dice que el lecho marino frente a la costa de Creta y otras islas de la región son de su propiedad para explotar, una afirmación que Turquía ha rechazado repetidamente, diciendo que las islas no tienen derecho a lo que se conoce como zona económica exclusiva.

Los funcionarios estadounidenses no han dado detalles sobre las órdenes que recibió el Hershel Woody Williams o cuánto tiempo permanecerá en la bahía de Souda en Creta.

Pero su presencia se produce cuando Francia la semana pasada también desplegó un par de fragatas en el Mediterráneo oriental, una medida que rápidamente llamó la atención de Moscú. La armada rusa movió una de sus fragatas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chipre, Nikos Christodoulidis, dice que es probable que lleguen fuerzas de otras naciones de la UE y países de la región y se unan al esfuerzo.

Dice que es algo que los funcionarios griegos esperan desarrollar mientras intentamos encontrar una solución diplomática. Elogió la concentración militar como una prueba clara de la determinación de Occidente de bloquear lo que dijo es la creciente influencia de Turquía en la región.

El analista Kostas Ifandis, profesor de estudios militares y relaciones diplomáticas, duda que la demostración de fuerza cambie mucho las cosas.

Dice que si la situación se pone peligrosa, es posible que veamos la movilización de otros países como Egipto. Pero desde el punto de vista de la UE, afirma, es poco probable que esta escalada afecte a Turquía porque es poco probable que su mayor socio comercial y aliado más cercano, Alemania, se una a esa maniobra.

La canciller alemana, Angela Merkel, que actualmente ocupa la presidencia rotatoria de la UE, ha estado tratando de convencer a Atenas y Ankara para que entablen negociaciones sobre las reclamaciones contradictorias que cada parte tiene sobre los derechos aéreos y marítimos en la región.

Alemania se ha mostrado reacia a apoyar sanciones severas contra Turquía, pero ha aconsejado al gobierno de Ankara que retire su barco de reconocimiento de las aguas en disputa.

Turquía ha dicho que continuará examinando la región en disputa hasta la próxima semana.

Pero la acumulación de embarcaciones, submarinos e incluso aviones de combate en la región tiene a los expertos temerosos de un accidente que podría desencadenar una confrontación mayor entre Grecia y Turquía.

En un incidente reciente, los funcionarios del Ministerio de Defensa griego dijeron que una fragata griega chocó con la parte trasera de un barco turco cuando el barco griego se movía para interceptarlo. No hubo daños en ninguno de los barcos, pero el incidente provocó que las fuerzas armadas de ambos lados estuvieran en alerta máxima.

Publicidad