Publicidad

Christopher es un bebe yopaleño que nació pesando 1040 gramos por su prematuridad, a su vez sufrió hemorragia cerebral, enterocolitis necrotizante, un ductus (soplo) arterioso enorme, una ventrículomegalia (dilatación de ventrículos del cerebro), neumonía severa, apneas, meningitis entre otras enfermedades.

Este proceso fue un camino lleno de experiencias nada fáciles pero increíblemente reconfortantes para su madre, la joven Dayana Merchán.

Hoy luego de 70 días de estar internado en la Clínica Santa Teresita del Niño Jesús de Bogotá y gracias a la oportuna intervención de médicos, psiquiatras y psicologos, Dayana en este momento es la mamá más feliz de este mundo y agradece a Dios por darle una nueva oportunidad de tener a su hijo entre sus brazos, ahora, con 2285 gramos y con una vitalidad inmejorable.

«Vi como mamitas debían despedir su bebé no pude explicar la sensación de ver un angelito partir, ver como siempre hasta el último momento luchan por su vida y como se destroza una madre, soy muy afortunada lo tengo claro de tener a mi hijo conmigo en casa, vi y viví que es llegar a un lugar donde no hay techo no hay comida no esta mamá para que te cuide la dieta, no esta mi pareja como apoyo incondicional y motivación si no aveces para lo contrarío, esto me forjó y formo también enseño tantas cosas,no podría estar más feliz de tener a mis 2 hijos y tener a mi familia», expresó Dayana.

Publicidad