Publicidad

Cali.  (EFE).- La difícil experiencia de ser un paciente con coronavirus y recuperarse fue calificada como «volver a nacer» por Jorge, un colombiano de 60 años que salió de la clínica en la que estuvo internado en Cali  durante 16 días.
«Pienso que volví a la vida, esto es volver a nacer. Después de recuperar

me de esta enfermedad mortal es estar de nuevo en la vida», dijo a Efe Jorge (nombre ficticio), cuya familia lo esperaba ansiosa luego de dos semanas en las que solo sabía de él por vía telefónica.
Por temor a ser señalado o incluso agredido por sus vecinos cuando regrese a casa, como ya ha pasado en Colombia con otros pacientes y con personal médico que lucha contra la enfermedad, Jorge prefirió mantener en reserva su identidad.
El paciente es comerciante en una de las plazas de mercado de Cali y cuenta que los síntomas le comenzaron hace 20 días, con «un dolor tremendo en la nuca y los hombros».
Creyó que se trataba de una simple gripe y la trató inicialmente con medicamentos comunes pero cuando experimentó un dolor de cabeza tan fuerte que lo llevó a sentir ganas de vomitar y la necesidad de acostarse porque no podía lidiar con su cuerpo, supo que era el momento de ir al médico.
«Hace 16 días entré a la clínica porque amanecí malo. Me puse a sudar de una manera tremenda y entonces le dije a mi mujer que me llevara al médico», comentó Jorge, quien en ningún momento sospechó que estaba contagiado.
Por fortuna, el virus que ya se ha cobrado la vida de 574 personas en el país, 65 de ellas en Cali, no ha afectado hasta ahora a ningún otro miembro de su familia.
Durante su paso por tres pabellones de la Clínica DESA la atención fue «eficaz» y por eso hoy, con la tranquilidad de haber sobrevivido, Jorge recomendó a quienes en Cali han hecho caso omiso a las medidas de prevención, como la cuarentena obligatoria, el uso de mascarilla y el distanciamiento social, que «se cuiden porque esto es algo grave. Uno no lo cree pero es fuerte».

CASO DE ÉXITO
Para Juan Jacobo Padilla, uno de los médicos internistas que acompañaron el proceso de recuperación de Jorge, su caso es «gratificante».
«Al tratarse de una enfermedad de la que apenas se está teniendo una evidencia de cómo es su tratamiento y evolución, siempre que se tiene éxito, sobre todo cuando el paciente inicialmente se ve en muy malas condiciones, es gratificante que salga», manifestó Padilla a Efe.


Publicidad