Publicidad

DUBAI, EMIRATOS ÁRABES UNIDOS – El servicio telefónico entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel comenzó a funcionar el domingo cuando los dos países abrieron relaciones diplomáticas, como parte de un acuerdo negociado por Estados Unidos que requería que Israel detuviera su polémico plan para anexar tierras en Cisjordania que los palestinos reclaman para un  futuro estado.

Los periodistas de Associated Press en Jerusalén y Dubái pudieron llamarse entre sí desde teléfonos fijos y celulares registrados con el código de país de Israel +972 desde alrededor de la 1:15 p.m.

Más de una hora después, los funcionarios emiratíes reconocieron que el ministro de Relaciones Exteriores, el jeque Abdullah bin Zayed Al Nahyan, había llamado a su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi.

El ministro de Comunicaciones israelí, Yoaz Handel, emitió un comunicado «felicitando a los Emiratos Árabes Unidos por eliminar los bloqueos».

«Muchas oportunidades económicas se abrirán ahora, y estos pasos de construcción de confianza son un paso importante hacia el avance de los intereses de los estados», dijo Handel.

También el domingo, se pudo acceder a los sitios web de noticias israelíes que anteriormente habían sido bloqueados por las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, como el Times of Israel, el Jerusalem Post e YNet, sin utilizar medios para evitar el filtrado de Internet en los Emiratos.

En los Emiratos Árabes Unidos, una federación de siete emiratos en la Península Arábiga, un mensaje grabado en árabe e inglés generalmente se reproducía antes del domingo diciendo que las llamadas a los números +972 no se podían conectar. El advenimiento de las llamadas por Internet permitió a las personas sortear la prohibición, aunque estas también fueron interrumpidas a menudo.

Algunos en Israel usaban números de teléfonos móviles palestinos con números +970, a los que podían llamar los de los Emiratos Árabes Unidos.

La conexión del servicio telefónico representa la primera señal concreta del acuerdo entre emiratíes e israelíes.

Israel y los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el jueves que estaban estableciendo relaciones diplomáticas plenas en el acuerdo negociado por Estados Unidos.

El acuerdo histórico le dio una victoria clave en política exterior al presidente Donald Trump mientras busca la reelección y reflejó un Medio Oriente cambiante en el que las preocupaciones compartidas sobre el archienemigo Irán han superado en gran medida el apoyo árabe tradicional a los palestinos.

Los palestinos dicen que pone aún más lejos de su alcance una resolución justa del conflicto de Oriente Medio al socavar el consenso árabe de que el reconocimiento de Israel solo se obtiene a cambio de concesiones en las conversaciones de paz. Eso elimina una rara fuente de influencia para los palestinos.

El acuerdo convertirá a los Emiratos Árabes Unidos en el tercer país árabe, después de Egipto y Jordania, en tener relaciones diplomáticas activas y plenas con Israel. Los países lo anunciaron en una declaración conjunta, diciendo que se esperaban acuerdos entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos en las próximas semanas en áreas como turismo, vuelos directos y embajadas.

La madrugada del domingo, la agencia de noticias estatal WAM de los Emiratos anunció que una empresa de los EAU había firmado un acuerdo con una empresa israelí para la investigación y el estudio de la pandemia de coronavirus.

La medida ha provocado ira entre algunos que la ven como una traición a los esfuerzos de larga data para establecer un estado independiente de palestinos. En Pakistán, cientos de islamistas se manifestaron el domingo para denunciar el acuerdo entre los Emiratos y Israel. 

El partido Jamaat-e-Islami coreó consignas contra Estados Unidos y quemó efigies del presidente Donald Trump. También prendieron fuego a banderas estadounidenses e israelíes.

El acuerdo también enfureció a Irán y Turquía, rivales regionales de los Emiratos Árabes Unidos.

El domingo, el jefe de personal de las fuerzas armadas de Irán calificó la decisión de los EAU de «desastre». Mohammad Hossein Bagheri instó a Abu Dhabi a «revisar» su posición.

«Si ocurre un incidente en el Golfo Pérsico y viola la seguridad nacional de la República Islámica de Irán, aunque sea un poquito, y lo vemos desde los Emiratos Árabes Unidos, no lo toleraremos», dijo Bagheri.

Publicidad