Publicidad

El Gobierno del departamento del Meta rechaza con vehemencia las declaraciones ofrecidas por el Director Regional de la Territorial Caquetá del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), con respecto a la situación del conflicto limítrofe entre los entes territoriales, al considerar que las mismas son tendenciosas, ausentes de la realidad, y causan innecesaria confusión en los habitantes de la zona limítrofe.

El proceso de deslinde adelantado por el IGAC entre los departamentos del Meta, Caquetá y Guaviare, finalizó el día 13 de septiembre del año 2018 con la suscripción del acta respectiva.

Por no lograrse un acuerdo, y apegados a la ley, se dio un plazo de tres meses para que cada uno de los departamentos allegara al IGAC las pruebas y fundamentos que sustentaran sus diferentes puntos de vista. Así, el Meta elaboró oportunamente el correspondiente documento para la defensa del territorio en controversia, que fue radicado en la entidad nacional el pasado 12 de marzo de 2019.

Por esta razón objetamos el pronunciamiento del mencionado funcionario, y porque muestra, una vez más, la parcialización hacia los intereses del Caquetá, ya que, mediante estas declaraciones, el IGAC pareciera ya definió anticipada e ilegalmente el diferendo a favor del Caquetá, señalando los caseríos y áreas que pasarían a ese departamento.

Como se sabe, el IGAC no tiene la competencia para decidir sobre los problemas de límites, ya que esto le corresponde es al Congreso de la República.

El departamento del Meta ha asumido con absoluta responsabilidad y diligencia el tema, y se encuentra preparando la defensa de su territorio en el Congreso.

Consideramos que el informe del IGAC expresado por el funcionario en mención anteriormente, cuenta con profundas debilidades técnicas y jurídicas; lo cual afecta la legitimidad de la propuesta presentada por el Meta al Congreso de la República 

Publicidad