Publicidad

 Equipos de rescate continuaron el jueves buscando a los desaparecidos tras la explosión masiva del martes en el puerto de Beirut, mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió que el país continuaría debilitándose si no hace reformas serias.

El Ministerio de Salud dijo que el número de muertos aumentó a 137, junto con más de 5,000 personas heridas en la explosión. Las autoridades anticipan que aumente el número de muertos.

Macron visitó Beirut el jueves para reunirse con líderes políticos. Francia, la antigua potencia colonial en el Líbano, está enviando médicos de emergencia y varias toneladas de equipos médicos.

El presidente francés Emmanuel Macron ofrece una conferencia de prensa en Beirut, el jueves 6 de agosto de 2020.

La visita de Macron se produjo en medio de una creciente ira contra los diversos grupos políticos del Líbano que han gobernado el país desde el final de la guerra civil de 15 años en 1990. Los políticos de larga trayectoria son ampliamente vistos como corruptos e incapaces de proporcionar incluso los servicios más básicos como la electricidad.

Mientras Macron recorría uno de los barrios más afectados, una multitud de personas enojadas coreaban «revolución» y «La gente quiere derrocar al régimen».

Macron, el primer líder extranjero en visitar Líbano desde la explosión, dijo que se realizará una conferencia mundial en los próximos días para recaudar dinero para bienes y servicios esenciales como alimentos, vivienda y asistencia médica.

El líder francés advirtió a la multitud «si no se hacen reformas, el Líbano continuará hundiéndose». Pero dijo que la tragedia debería marcar el comienzo de una «nueva era» en el país y prometió que la ayuda para reconstruir Beirut «no irá a manos corruptas».

El gabinete de Líbano declaró un estado de emergencia de dos semanas y ordenó a los militares que pusieran bajo arresto domiciliario a cualquiera que estuviera involucrado en el almacenamiento del material explosivo que detonó en el puerto.

Las autoridades están investigando qué provocó la explosión, y los líderes se han centrado en lo que dijeron que eran toneladas de nitrato de amonio que se habían almacenado en bodegas portuarias durante los últimos seis años.

El presidente Michel Aoun prometió que los responsables enfrentarían «las sanciones más severas».

Una mujer libanesa cuyo hijo desapareció tras la explosión en el puerto de Beirut el martes, llora mientras espera información de los equipos de rescate. Jueves 6 de agosto de 2020.

Un funcionario libanés que es blanco de la investigación ha tratado de echar la culpa a otros por los explosivos en el puerto. Badri Daher, jefe del Departamento de Aduanas, dijo a la televisión LBC el miércoles por la noche que los funcionarios enviaron hasta seis cartas al poder judicial a lo largo de los años pidiendo que se retire del lugar el nitrato de amonio debido a los peligros que presenta.

Daher dijo que no podía hacer nada más que alertar a las autoridades, incluso si eso significaba «trabajo extra» para él y su predecesor. Daher también sostuvo que la autoridad portuaria era responsable del material explosivo, mientras que su responsabilidad era evitar el contrabando y cobrar aranceles.

Mientras tanto, Human Rights Watch ha pedido una investigación independiente de la explosión. En un comunicado publicado el miércoles, el grupo no gubernamental global dijo que el gobierno libanés debería invitar a expertos internacionales a realizar una investigación para «determinar las causas y la responsabilidad de la explosión y recomendar medidas para garantizar que no vuelva a suceder».

La organización de ayuda cristiana, Global Vision, dijo el jueves que la explosión «impacta severamente» sus esfuerzos para proporcionar ayuda a los libaneses durante la pandemia de coronavirus y la crisis económica del país. El portavoz Hans Bederski dijo a The Associated Press que el cierre del puerto haría «extremadamente difícil» reponer los bienes no perecederos una vez que se hayan agotado.

La explosión devastó el área vital del puerto y fue tan fuerte que explotó ventanas muy lejos del puerto y dañó numerosos edificios.

La comunidad internacional ha respondido con condolencias por los muertos y ofrece ayudar a la gente de Beirut con los esfuerzos de recuperación.

Una foto de la Fuerza Aérea de Qatar muestra a un equipo militar de búsqueda y rescate del emirato abordando un avión el miércoles 5 de agosto para viajar de Doha a Líbano para asistir tras la devastadora explosión en el Puerto de Beirut.

Rusia envió un hospital militar junto con 50 trabajadores médicos, mientras que Qatar está enviando hospitales de campaña y asistencia médica. Iraq está enviando su propio equipo de trabajadores médicos junto con camiones de suministros médicos.Túnez ofreció llevar a los pacientes a sus hospitales para recibir tratamiento.

Australia dijo el jueves que contribuiría con una ronda inicial de $ 1.4 millones en ayuda para Beirut, mientras que Gran Bretaña prometió un paquete de ayuda de $ 6.6 millones, y Hungría dijo que donaría.

$ 1.2 millones para ayudar con los esfuerzos de rescate y reconstrucción.

Alemania envió a unos 50 especialistas en búsqueda y rescate junto con perros de búsqueda de su organización de protección civil para ayudar a localizar a las personas que pueden estar atrapadas entre los escombros.

El presidente Donald Trump dijo el miércoles que «lo escuchó en ambos sentidos», que podría haber sido un accidente o «una bomba».

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el miércoles que el Secretario de Estado Mike Pompeo habló con el primer ministro Hassan Diab el miércoles para reafirmar el «firme compromiso de Washington de ayudar al pueblo libanés».E

El presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden expresó su simpatía por las víctimas de la explosión e instó a la administración Trump y a la comunidad internacional a «movilizar de inmediato la asistencia a los miles de heridos en la explosión».

Publicidad