Publicidad

Seúl (EFE).- Las autoridades de Corea del Sur han analizado en una semana a más de 35.000 personas en relación con un brote de coronavirus detectado recientemente en Seúl, lo que supone un gran despliegue para tratar de evitar un nuevo repunte de casos en el país asiático. Yoon Tae-ho, máximo responsable de desinfección del Gobierno surcoreano, dijo que de los 29 nuevos casos detectados en Corea del Sur en la víspera, 26 corresponden a infecciones comunitarias y, de esas, 20 están ligadas al brote que se cree originado en el barrio de Itaewon en Seúl, conocido por sus múltiples clubes y locales de ocio nocturnoEstados Unidos supera los 84.000 fallecidos y 1,38 millones de contagios por la COVID-19


Publicidad