Publicidad

Sao Paulo (Brasil) (EFE).- El retraso y la falta de datos consolidados sobre la pandemia de COVID-19 en Brasil levantaron voces de protesta entre la clase política, el poder judicial y las asociaciones de prensa contra el nuevo método de registro de muertes y contagios implementado por el Gobierno.

Brasil es el segundo país con más casos confirmados detrás de Estados Unidos (685.427) y el tercero en número de muertos (37.312).


Publicidad