Publicidad

Estados Unidos y sus aliados europeos están revisando en conjunto la eventual imposición de sanciones específicas a cualquier persona involucrada en abusos de derechos humanos en Bielorrusia, dijo el miércoles el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Bielorrusia está inmersa en una crisis política tras las elecciones de comienzos de agosto, que habría dado la victoria a Alexander Lukashenko, en una polémica votación que ha sido catalogada de «fraudulenta». Lukashenko lleva 26 años en el poder.

«Nos estamos coordinando estrechamente con nuestros socios transatlánticos y juntos estamos revisando importantes sanciones específicas contra cualquier persona involucrada en abusos de derechos humanos», dijo Pompeo a los periodistas.

La agencia Reuters informó el martes citando a un funcionario de alto rango que Estados Unidos estaba sopesando sanciones contra siete bielorrusos que cree que participaron en la falsificación de los resultados de las elecciones bielorrusas del 9 de agosto y en la violencia contra manifestantes pacíficos.

¿Quién es Alexander Lukashenko? ¿Por qué protestan los bielorrusos?

Alexander Lukashenko es un aliado cercano de Moscú y las protestas tras las elecciones catalogadas por la oposición de fraudulenta es una para el Kremlin, que debe decidir si se queda con Lukashenko o intenta diseñar una transferencia de poder. También es un desafío para Occidente. Las fronteras del país con Polonia, Lituania y Letonia son fronteras de la OTAN y los estados de Europa del Este se han pronunciado en apoyo a la oposición.

Conflicto China-India

En la rueda de prensa el miércoles, Pompeo se refirió también entre otros temas a que Estados Unidos espera una solución pacífica a los enfrentamientos entre India y China en la disputada frontera montañosa del Himalaya.

Pompeo explicó a periodistas que Washington estaba pidiendo a China que inicie conversaciones con el Dalai Lama, el líder espiritual del budismo tibetano en el exilio.

La disputada frontera de 3.500 kilómetros (2.175 millas) sin señalizar, entre India y China, va desde Ladakh, en el norte, al estado indio de Sikkim. Los dos países asiáticos libraron una guerra en 1962 que también impactó a Ladakh. Ambas naciones han tratado hasta ahora sin éxito de poner fin a su disputa fronteriza desde principios de 1990.

La disputa actual en las montañas Karakoram se centra en partes de un paisaje prístino que acoge la pista de aterrizaje a mayor altura del planeta, un glaciar que alimenta a uno de los mayores sistemas de riego del mundo, y un enlace crítico para un enorme proyecto de infraestructuras chino conocido como “Iniciativa de la Franja y la Ruta”.

Publicidad