Publicidad

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el miércoles que Estados Unidos impuso sanciones a la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, por su investigación sobre si las fuerzas estadounidenses cometieron crímenes de guerra en Afganistán.

«Hoy damos el siguiente paso, porque la CPI sigue apuntando a los estadounidenses, lamentablemente», dijo Pompeo a los periodistas.

«No toleraremos sus intentos ilegítimos de someter a los estadounidenses a su jurisdicción», agregó en la rueda de prensa.

Además, señaló que la corte era «una institución completamente rota y corrupta».

Pompeo dijo que Phakiso Mochochoko, el jefe de la División de Jurisdicción, Complementariedad y Cooperación de la CPI, también había sido incluido en la lista negra.

El secretario advirtió que las personas que les brinden «apoyo material» para investigar a los estadounidenses también podrían enfrentar sanciones.

Las medidas se anunciaron como parte del rechazo del gobierno estadounidense contra el tribunal e incluyen la congelación de los activos mantenidos en EE.UU. o sujetos a la ley del país. 

El Departamento de Estado también restringió la emisión de visas para las personas que, según Pompeo, estaban involucradas en los esfuerzos de la corte para investigar al personal estadounidense.

Por su parte, el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric dijo que el secretario general de la organización estaba preocupado por el anuncio de Pompeo: «Confiamos en que cualquier restricción que se tome contra las personas se implementará de manera consistente» con un acuerdo de hace décadas entre Estados Unidos y las Naciones Unidas para albergar la sede del organismo mundial en Nueva York.

Richard Dicker, director de justicia internacional de Human Rights Watch, lo calificó como «una perversión asombrosa de las sanciones de Estados Unidos, concebidas para penalizar a los abusadores de derechos y cleptócratas, para perseguir a quienes tienen la tarea de enjuiciar crímenes internacionales».

«La administración Trump ha tergiversado estas sanciones para obstruir la justicia, no solo para ciertas víctimas de crímenes de guerra, sino para las víctimas de atrocidades en cualquier lugar que busquen justicia en la Corte Penal Internacional», agregó.

Estados Unidos revocó la visa de entrada a Bensouda en 2019 por la posible investigación de Afganistán. Pero, gracias a un acuerdo entre las Naciones Unidas y Washington, podía viajar regularmente a Nueva York para informar al Consejo de Seguridad de la ONU sobre los casos que había remitido al tribunal de La Haya.

Publicidad