Publicidad

WASHINGTON D.C. – El Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este jueves que el hasta ahora representante especial para Irán, Brian Hook, «ha decidido abandonar» el cargo. Su sustituto será Elliott Abrams, quien venía ejerciendo ese mismo puesto pero para Venezuela.

«Brian Hook ha decidido abandonar su cargo como representante especial para Irán y asesor del secretario. El representante especial Hook ha sido mi persona de contacto para Irán durante más de dos años y ha cosechado resultados históricos haciendo frente al régimen de Irán», señaló Pompeo en un comunicado.

El despacho hace referencia al papel de Hook en la liberación de Michael White y Xiyue Wang, dos ciudadanos estadounidenses que fueron encarcelados por Teherán, así como a «un abanico de nuevas estrategias» que sirvieron para avanzar los intereses en seguridad nacional de EE.UU. y sus aliados.

EE.UU. advierte que Irán podría comprar armas para vendérselas a Venezuela

Elliott Abrams afirmó que la relación entre Teherán y Caracas se basa en que son dos gobiernos «aislados» que buscan demostrar que no están solos.

Hook ha desempeñado un papel especialmente relevante, debido a la creciente tensión entre EE.UU. e Irán en los últimos años, una escalada que se ha visto marcada por el abandono de Washington del acuerdo nuclear con Irán firmado en 2015 y los enfrentamientos entre ambos países a cuenta de la libertad de navegación en el estrecho de Ormuz, el año pasado.

Abrams, por su parte, ha sido el principal motor de la política estadounidense con respecto a Venezuela desde que asumió su actual cargo, en enero de 2019. Durante este tiempo, ha liderado una serie de medidas de mano dura contra el gobierno en disputa de Nicolás Maduro, plasmadas principalmente en la imposición de sanciones, y ha supervisado la propuesta de un camino para la democracia para Venezuela, presentada por Washington, presentada el pasado 31 de marzo.

 

Publicidad