Publicidad

BEIJING – Negociadores de alto rango de China y Estados Unidos hablaron por teléfono el martes y acordaron avanzar con su acuerdo de Fase 1, en medio de tensiones por múltiples temas entre ambos países.

Estados Unidos y China firmaron el acuerdo en enero, logrando una tregua parcial en su guerra comercial y obligando a Beijing a importar unos 200.000 millones de dólares en productos estadounidenses adicionales durante los próximos dos años, incluyendo automóviles, maquinaria, petróleo y productos agrícolas.

Pero la pandemia del coronavirus ha puesto presión sobre el acuerdo y las compras de China de dichos productos se ha retrasado.

Los dos países confirmaron su compromiso con las pláticas en declaraciones separadas.

Una declaración de Washington dijo que las partes “hablaron sobre pasos que China ha dado para efectuar cambios estructurales contemplados en el acuerdo”.

Esos cambios, dijo, “asegurarían una mayor protección para los derechos de propiedad intelectual, removerían impedimentos a compañías estadounidenses en las áreas de servicios financieros y agricultura, y eliminarían la transferencia forzada de tecnología”.

Agregó que ambos bandos “ven progreso y están comprometidos con tomar los pasos necesarios para asegurar el éxito del acuerdo”.

En su declaración, Beijing dijo que un “diálogo constructivo” entre las dos partes había llevado “a acordar crear condiciones y un ambiente propicio para promover la implementación de la Fase 1 del acuerdo económico y de comercio de Estados Unidos y China”.

El acuerdo de Fase 1 establece que funcionarios de ambas partes deben realizar conversaciones de actualización cada seis meses.

Las tensiones entre los dos países han aumentado en una variedad de tema incluyendo la culpa por la pandemia y las políticas chinas en Xinjiang y Hong Kong.

Y la confirmación de la conversación telefónica llegó mientras TikTok, operada por la compañía matriz china ByteDance, presentaba una demanda retando las medidas estadounidenses contra la popular aplicación, que Washington dice es una amenaza a la seguridad nacional.

La administración Trump le ha dado a ByteDance un plazo para que venda TikTok o será prohibida en Estados Unidos, argumentando que TikTok podría ser usada por China para rastrear las ubicaciones de empleados federales, armar expedientes de personas para chantajearlas y realizar espionaje corporativo.

La compañía dice que nunca ha suministrado ninguna información de usuarios estadounidenses al gobierno chino, y Beijing ha criticado las medidas de Trump como un ataque político.

Publicidad