Publicidad

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llegó este martes al monumento “Thank You America”, erigido en la ciudad de Pilsen, República Checa y que rinde honor a las tropas estadounidenses que ayudaron a liberar ese país del yugo nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Pompeo dio así inicio a un viaje por Europa del Este que lo llevará además de Praga y Pilsen en la República Checa, a Liubliana en Eslovenia; Viena, Austria; y Varsovia, Polonia, hasta el 15 de agosto.

“Solo puedo imaginar la alegría, la alegría absoluta, cuando los tanques y jeeps estadounidenses entraron retumbando en Pilsen” en 1945, dijo el principal diplomático de EE.UU.

El monumento fue erigido hace 30 años cuando cayó el gobierno socialista. Pompeo agradeció al ministro de Relaciones Exteriores checo, Tomas Petricek, así como al alcalde de la ciudad, Martin Baxa. También visitó el Museo Patton, fundado en 2005 a raíz del 60 aniversario de la liberación de Europa y en recuerdo del general estadounidense George Patton.

Pompeo viaja a Europa Central mientras EE.UU. busca enfrentar la influencia rusa y china

La gira del secretario de Estado, Mike Pompeo, a países de la región, está prevista del 11 al 15 de agosto. Están en la agenda temas como la seguridad energética y la tecnología 5G.

Pompeo elogió a “los valientes checos y eslovacos que lucharon por la libertad aquí en la Revolución de Terciopelo de 1989”, cuando cayó el gobierno comunista checoslovaco.

“Vale la pena recordar, incluso mientras celebramos, que debido a que el autoritarismo sigue vivo en Beijing, Moscú y Teherán, queda trabajo por hacer”, dijo el secretario de Estado.

En Praga, el miércoles se espera que el secretario de Estado se reúna con el presidente checo Milos Zeman y con el primer ministro Andrej Babis, para discutir la cooperación en energía nuclear y la Iniciativa Three Seas, una plataforma política para promover la conectividad entre las naciones de Europa central y oriental mediante el apoyo a proyectos de infraestructura, energía e interconectividad digital.

“Agradecemos a nuestros amigos checos por tener a nuestros compatriotas caídos en sus corazones, ahora y siempre”, concluyó Pompeo.

En la continuación de su visita, viajará luego a Eslovenia, país que no ha  recibido una visita de un secretario de Estado estadounidense desde 2011, allí firmará una declaración conjunta sobre tecnología 5G mientras Washington está contrarrestando los riesgos planteados por la «infiltración de China comunista en redes de alta tecnología» en la región.

En Viena, Pompeo se reunirá con el canciller austríaco Sebastian Kurz para revisar las relaciones comerciales y la seguridad regional. También mantendrá conversaciones con el jefe del organismo de control nuclear de la ONU con sede en Viena, la Agencia Internacional de Energía Atómica, que está a cargo de monitorear la adhesión de Irán al acuerdo nuclear de 2015 del que Estados Unidos se retiró.

En Varsovia, Polonia, Pompeo planea conversar con el presidente Andrzej Duda, quien recientemente ganó una reelección estrecha después de una amarga campaña que preocupó a defensores de los derechos humanos y otros.

Publicidad