Publicidad

WASHINGTON D.C. – El principal general estadounidense para operaciones militares en el Medio Oriente advirtió sobre un posible resurgimiento del Estado Islámico si la comunidad internacional no actúa rápidamente para repatriar y desradicalizar a exintegrantes y partidarios del grupo terrorista que se encuentran en campamentos sirios.

“Nos estamos comprando un problema estratégico [en el que] dentro de 10 años, dentro de 15 años, vamos a hacer esto de nuevo. Preferiría evitar eso”, dijo el general Kenneth “Frank” McKenzie, comandante del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM), durante un foro en línea organizado el miércoles por el Instituto de Paz de Estados Unidos (USIP).

La coalición internacional liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico declaró la victoria sobre el grupo terrorista el año pasado, pero sigue existiendo un «ecosistema interconectado de problemas» que requiere un acuerdo internacional, dijo McKenzie.

ARCHIVO – General Kenneth McKenzie Jr. , general de la Infantería de Marina de EE.UU. y comandante del Comando Central estadounidense.

Las naciones han intentado llegar a un consenso global sobre qué hacer con los combatientes del EI capturados y sus familias, y muchos países se niegan a recibir a los ciudadanos que dejaron su país para luchar en Irak y Siria. Las preocupaciones de viaje debido a la pandemia de coronavirus han detenido las discusiones sobre repatriación.

Las autoridades dicen que las horribles condiciones en el campamento sirio de al-Hol, que alberga a combatientes del Estado Islámico capturados junto con decenas de miles de hombres, mujeres y niños desplazados, han alimentado la radicalización. La instalación también ha confirmado recientemente sus primeros casos de COVID-19, lo que genera temores de que el virus mortal pueda propagarse.

“Si nos quedamos donde estamos, vamos a tener grandes problemas: grandes problemas a corto plazo con muchas personas potencialmente muriendo, y luego grandes problemas a largo plazo porque todavía tengo que ver un esquema que pueda hablar sobre la desradicalización a escala”, dijo McKenzie.

“No tengo una respuesta además de la repatriación. O bien nos ocupamos de este problema ahora o lo resolveremos exponencialmente peor dentro de unos años”, agregó el comandante de CENTCOM.

Las preocupaciones sobre un Estado Islámico resurgente surgen cuando Estados Unidos quiere retirar más fuerzas estadounidenses de Irak y Siria. Estados Unidos retiró algunas de sus fuerzas de Siria en 2018 y comenzó a salir de las bases en Irak en marzo de este año.

El mes pasado, McKenzie confirmó en una entrevista con la VOA que las fuerzas estadounidenses podrían continuar luchando contra el Estado Islámico y apoyando a las fuerzas iraquíes con menos tropas, y agregó que la reducción se realizará en estrecha consulta con Irak y los aliados internacionales.

En declaraciones a la USIP el miércoles, McKenzie enfatizó que Estados Unidos tampoco estaría en Siria «para siempre», mientras insinuaba que la solución requeriría una salida gradual en un cronograma poco claro.

“No va a haber una celebración de victoria significativa. No va a haber una victoria militar clara [contra ISIS]”, dijo McKenzie.

Mientras tanto, los movimientos unilaterales de Turquía contra el grupo terrorista en el norte de Siria han complicado la situación, y el general estadounidense reconoció que no tiene una idea clara de lo que está sucediendo dentro de las áreas del país controladas por Turquía.

“Simplemente no lo sé, no tengo visibilidad”, dijo.

Los líderes militares estadounidenses han criticado la ofensiva de Turquía en el norte de Siria, que expulsó a miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), un grupo mayoritariamente kurdo aliado con Estados Unidos que había expulsado con éxito a ISIS del área. Turquía ve al grupo como una amenaza vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que ha llevado a cabo varios ataques en Turquía.

Familiares visitan la tumba de un combatiente de las Fuerzas Democráticas Sirias muerto durante una ofensiva turca en Qamishli, en el norte de Siria. Oct. 31 de 2019.

Las tensiones aumentaron aún más el mes pasado cuando los funcionarios de las SDF expresaron su consternación después de que agentes de inteligencia turcos se infiltraran en al-Hol para sacar de contrabando a una mujer moldava y sus cuatro hijos. No está claro por qué tal operación era necesaria, según las SDF, alegando que todo lo que Moldavia tenía que hacer era pedir la repatriación de la mujer.

“La coalición global pidió a los países que recuperaran a sus ciudadanos [sin] respuesta. Moldavia no pidió a esta mujer», dijo a la VOA Sinam Mohamad, el representante estadounidense del Consejo Democrático Sirio (SDC), el ala política de las SDF.

McKenzie dijo el miércoles que no tenía «pruebas» de que alguien fuera sacado de contrabando de al-Hol.

El corresponsal de seguridad nacional, Jeff Seldin, contribuyó con el informe.

Publicidad