Publicidad

PULZO.COM

El estudio se llevará a cabo inicialmente en unos 200 voluntarios sanos, de entre 18 y 55 años de edad, en lo que se denomina estudio de fase I/II. Aquí serán probadas a fondo la tolerabilidad y la seguridad de la sustancia que pertenece al grupo de las vacunas basadas en genes.

Estas vacunas contienen información genética del patógeno. En el cuerpo, esta información se utiliza para producir proteínas contra las que el sistema inmunológico forma anticuerpos. Hasta la fecha, Biontech ha trabajado principalmente en el desarrollo de terapias inmunológicas contra el cáncer.

Recientemente, el Instituto Paul Ehrlich, la agencia oficial alemana de vacunas y biomedicamentos, concedió la autorización a la empresa de Maguncia y su socia para el estudio, y se espera que los primeros datos estén disponibles en junio.

Si estas primeras pruebas son exitosas, se incluirán en el ensayo más personas para los tests y también pacientes de riesgo.

“La prueba de posibles vacunas en humanos es un hito importante en el camino hacia vacunas seguras y efectivas contra la COVID-19 para la población de Alemania y fuera del país”, anunció el instituto. Agregó que la aprobación es el resultado de una cuidadosa evaluación del perfil de posibles beneficios y riesgos de la sustancia candidata.

Fuentes consultadas

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «http://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v2.8»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Publicidad