Publicidad

A una imprudencia en el manejo del arma de dotación, tipo revolver calibre 38 largo, atribuyen el hecho en el que un menor de 8 años recibió un disparo en uno de sus glúteos y por los que fue llevado de urgencia a un centro asistencial de la ciudad.

Posiblemente, el hombre, un guarda de seguridad y vigilancia, realizaba mantenimiento al revolver sin mediar ningún tipo de prevención pese a que en la casa convive con su familia.

Sucedió al interior de una vivienda situada en el barrio Betty Camacho de Rangel, donde sin embargo el arma fue confiscada y la policía investiga las formas de modo, tiempo y lugar, en que ocurrió el episodio. Twitter:@notillano  Web:notillano.com (JAS)


Publicidad