Publicidad

Una fiscalía adscrita a la Dirección Especializada de Justicia Transicional realizó en Villavicencio (Meta) una ceremonia especial en la que hizo entrega a los familiares, de los cuerpos de dos víctimas del conflicto armado.

Los restos óseos de Wilson Antonio Castro Rubio y Dolfi Montras Herrera fueron inhumados en el año 2017, en condición de personas no identificadas CNI, en el cementerio de La Macarena (Meta), el cual fue intervenido por la Fiscalía. Mediante cotejo de ADN se logró obtener la plena identidad de las víctimas.

Según las investigaciones, estas personas habrían fallecido en el año 2007 en hechos aislados reportados por el Ejército como muertas en combate, en la vereda San Isidro de Mesetas y en la vereda Crevaux, jurisdicción de La Uribe (Meta), respectivamente.

El ente acusador determinó que Castro Rubio tenía 27 años cuando falleció y fue reportado por sus familiares como desaparecido luego de salir a trabajar al campo y no regresó.

Entretanto, se conoció que Montras Herrera tenía 30 años al momento de su deceso.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.

 

PYMP/DLBM

Publicidad