Publicidad

Denunciando por cometer supuestamente actos sexuales en Granada, un sacerdote fue enviado a la cárcel, por  decisión que profirió un Juez con función de control de garantías.

Tras admitir elementos presentados por la Fiscalía, el Togado resolvió imponer medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

Según la investigación, existen varias denuncias de supuestamente acceder a menores que asistían al templo en calidad de acólitos a colaborar con el cura.

Dicen que posiblemente entrega algún valor económico para convencerlos de sus actos libidinosos.

La Iglesia Católica, una vez tuvo conocimiento del lamentable caso, ordenó su separación, y en consecuencia quedó fuera al perder el vínculo que lo acreditaba como cura de la institución religiosa.

Twitter:@notillano Web:notillano.com (Santos)

Fuente

Publicidad