Publicidad

La Unión Europea concluyó el jueves un acuerdo con la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson para el suministro de 400 millones de dosis de su potencial vacuna contra la COVID-19, llevando su reserva de vacunas a 1.100 millones para los 450 millones de habitantes del bloque.

Para asegurar las vacunas, la UE hizo un pago inicial a Johnson & Johnson, la cual confirmó el negocio en una declaración en la que reiteró sus planes para distribuir unos 500 millones de dosis adicionales entre países en vías de desarrollo. Los Estados de la Unión Europea planifican pagar por esas dosis, pero el precio y otros elementos del negocio siguen siendo confidenciales.

Este es el tercer negocio de compra de vacunas para COVID-19 que la Unión Europea ha realizado, mientras el mundo corre para encontrar una vacuna segura y eficaz contra la enfermedad. Los primeros dos negocios fueron con las farmacéuticas AstraZeneca y Sanofi.

El anuncio se produjo en momentos en que se registra un repunte en los nuevos casos de infecciones en toda Europa, obligando a algunos países a reinstaurar las previamente relajadas restricciones, incluyendo el cierre de bares, restaurantes y gimnasios.

Diez preguntas sobre el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus

Gobiernos y compañías farmacéuticas se apresuran para desarrollar una vacuna fiable. Sin embargo, muchos ciudadanos temen que el resultado, debido a las prisas, no sea el esperado.

El negocio de Johnson & Johnson sigue, además, a contratos por 400 millones de dosis con AstraZeneca, y por unos 300 millones de dosis con Sanofi, que realiza pruebas para una vacuna con la firma GlaxoSmithKline.

La comisión planifica aumentar su reserva de vacunas mientras sigue tratando de firmar acuerdos con Moderna, CureVac y una alianza entre Pfizer y BioNTech. De confirmarse las compras, la reserva de vacunas de la Unión Europea podría alcanzar los 2.000 millones de dosis.

Una fuente de la Unión Europea dijo a la agencia Reuters el mes pasado que existen pláticas con Novavax para una séptima fuente de vacunas. Si alcanza los siete acuerdos, la Unión Europea estaría por delante de Inglaterra y Estados Unidos, que tienen por ahora firmados seis contratos con fabricantes de vacunas.

La vacuna de Johnson & Johnson, que está siendo desarrollada por su subsidiaria, Janssen, está basada en tecnología Vector, similar a la usada por AstraZeneca. La vacuna de Sanofi se basa en proteínas.

Publicidad