Publicidad

Bogotá.   (EFE).- El partido FARC pidió en una reunión virtual con la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, asistencia internacional para evitar un genocidio de los excombatientes, de los cuales cerca de 200 han sido asesinados desde que se firmó el acuerdo de paz en 2016.

«Lo que está sucediendo (…) además de la retórica estatal que niega la sistematicidad de los asesinatos, es el exterminio sistemático de un grupo nacional sin que el Estado tome medidas. Queremos evitar un genocidio, un exterminio con base al discurso del odio», dijo en el encuentro el presidente de la FARC, Rodrigo Londoño, conocido en su época de guerrillero como «Timochenko».
Según el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), surgido de la desmovilización de la guerrilla, desde que se firmó el acuerdo de paz han sido asesinados 198 personas en proceso de reincorporación. «Le solicitamos (a Bachelet) intervenir frente a la grave crisis humanitaria que atraviesa la implementación del acuerdo final en Colombia», dijo Victoria Sandino, senadora de ese movimiento que participó en la reunión.

En ese sentido, el partido señaló en un comunicado que pidió acompañamiento y monitoreo de la oficina que lidera la expresidenta chilena; que se informe de la situación al secretario general de la ONU, António Guterres, y la visita al país de relatores especiales de Naciones Unidas para visibilizar la situación.

La FARC aseguró que además expuso «los diversos casos de asesinatos, desplazamientos, intimidaciones y desapariciones que vienen sufriendo los exguerrilleros que apostaron por la paz», así como sus familias.

El caso más reciente ocurrió el fin de semana pasado cuando desconocidos asesinaron en zona rural del municipio de Ituango, en el departamento de Antioquia (noroeste), a un hombre y dos menores de edad, uno de ellos hijo de una desmovilizada.   El 31 de diciembre del año pasado la ONU alertó que en 2019 al menos 77 exguerrilleros fueron asesinados en Colombia, y denunció además 14 desapariciones y 29 intentos de homicidio.
Esos asesinatos llevaron al organismo a calificar el 2019 como «el año más violento» para los exguerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz de Colombia.
Por otra parte, un informe del programa Somos Defensores publicado la semana pasada señala que al menos 47 líderes sociales o defensores de derechos humanos fueron asesinados en Colombia en el primer trimestre de 2020. EFE


Publicidad