Publicidad

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, inauguró el martes la 75 asamblea pidiendo el alto el fuego de los conflictos globales, y argumentó que la pandemia no es solo un «balde de agua fría» sino que prepara para los nuevos desafíos.

Además llamó a la unidad, a guiarse por la ciencia para hacerle frente al coronavirus e instó a la solidaridad global.

«Excelencias, a medida que la pandemia echó raíces, yo pedí un cese el fuego mundial. Hoy pido que la comunidad internacional dé un nuevo impulso para hacer de esto una realidad antes de finales de año», dijo Guterres en la apertura de la sesión.

«Nos quedan exactamente 100 días. Solo gana uno si hay conflicto durante la pandemia, y ese es el virus mismo», enfatizó el secretario general.

Guterres dijo que cómo alcanzar un cese el fuego completo y permanente es el tema principal: «Un proceso de paz inclusivo con las mujeres, los jóvenes y las víctimas del conflicto que estén representados correctamente es la mejor esperanza de una solución sostenible».

Por primera vez en sus 75 años de historia, los líderes de los 193 estados miembros de Naciones Unidas pronunciarán sus discursos anuales en la sesión de apertura de la Asamblea General en grabaciones de video y no en persona, debido a la pandemia de COVID-19.

Bolsonaro reitera a la ONU compromiso con venezolanos «desplazados por la dictadura»

«Brasil sigue comprometido con los principios básicos, los principios fundacionales de la carta de las Naciones Unidas, la paz y la seguridad internacional, la cooperación entre las naciones, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales», expresó Bolsonaro en la ONU.

Evitar una nueva «Guerra Fría»

Guterres dijo el martes que el mundo debe hacer todo lo posible para evitar una nueva Guerra Fría, y advirtió sobre lo que catalogó como un avance en la «dirección peligrosa», al referirse a la fractura creada por «las dos economías más grandes».

En su discurso en el edificio de la ONU en Nueva York, Guterres dijo: «Estamos avanzando en una dirección muy peligrosa (…) Nuestro mundo no puede permitirse un futuro en el que las dos economías más grandes dividan al mundo en una gran fractura, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras y capacidades de inteligencia artificial e Internet», enfatizó en alusión a los gobiernos de EE.UU. y China, que mantienen desacuerdos en una serie de cuestiones, desde el comercio hasta la pandemia de coronavirus.

La crisis sanitaria estuvo en prácticamente todo el discurso de Guterres.

«La pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto. Pero también es el tipo de crisis que veremos en diferentes formas una y otra vez. El COVID-19 no es solo un despertar, es un ensayo general para el mundo sobre los desafíos por venir», estimó Guterres.

Este martes se espera los discursos del presidente estadounidense Donald Trump. Por la región estarán los mandatarios de Brasil, Colombia y Perú.

Publicidad