Publicidad

NUEVA YORK – El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, llamó este sábado a un nuevo contrato social y un acuerdo global para crear igualdad de oportunidades para todos, en un mensaje con motivo del aniversario del nacimiento del líder antiapartheid de Sudáfrica Nelson Mandela.

“Un nuevo contrato social dentro de las sociedades permitiría a los jóvenes vivir en dignidad, aseguraría a las mujeres las mismas perspectivas y oportunidades de los hombres, y protegería a los enfermos, los vulnerables y las minorías de todo tipo”, dijo Guterres.

Mandela hubiera cumplido este sábado 102 años.

El secretario general subrayó que las personas desean sistemas económicos que funcionen para todos y tener voz en las decisiones que afectan a sus vidas, “quieren que se respeten sus derechos humanos y sus libertades fundamentales”.

“El nuevo contrato social entre gobiernos, el pueblo, la sociedad civil, los negocios y más, deben integrar el empleo, el desarrollo sostenible y la protección social, basado en la igualdad de derechos y oportunidades para todos”, agregó.

El discurso de Guterres dirigido a la Fundación Mandela de Sudáfrica fue pronunciado desde Nueva York, debido a la pandemia de coronavirus. Sudáfrica tiene más de 325.000 casos confirmados de COVID-19.

“La COVID-19 es una tragedia humana”, dijo Guterres, “pero ha creado también una oportunidad generacional: una oportunidad de construir un mundo más igual y sostenible”.

El mensaje estuvo enfocado en las desigualdades globales, que según Guterres la pandemia ha pronunciado. Por eso enfatizó la urgencia de encarar el núcleo del problema.

ONU: Guterres deplora falta de coordinación global contra COVID-19

La ONU calcula que el 8 por ciento de la población mundial, alrededor de 500 millones de personas, podrían caer en una pobreza forzada para fines de año debido a los estragos del coronavirus.

“La desigualdad comienza arriba, en las instituciones globales. Abordar la desigualdad debe comenzar por reformarlas”, dijo Guterres.

Además, advirtió sobre los peligros del populismo, el nacionalismo, el extremismo y el racismo, los que advirtió que solo pueden conducir a más división y desigualdad en la sociedad.

Guterres, quien se describió como “un orgulloso feminista”, llamó también a desmantelar el “patriarcado” y encaminarnos hacia una paridad de géneros.

“Globalmente, las mujeres aún son excluidas de posiciones altas en los gobiernos y las juntas corporativas. Menos de uno en 10 líderes mundiales es una mujer. La desigualdad de género dala a todos porque nos impide beneficiarnos de la inteligencia y la experiencia de toda la humanidad”, señaló.

Guterres ha puesto esto en práctica en la ONU, donde los géneros en la cúpula de la organización quedaron igualados desde el 1 de enero de este año, aunque en los niveles más bajos el esfuerzo no ha sido tan acelerado.

La llamada “división digital” también está exponiendo desigualdades globales, particularmente entre países desarrollados y en vías de desarrollo, dijo.

En 2019, casi el 90% de las personas en naciones desarrolladas usaban internet, a diferencia de solo el 19% en los países en vías de desarrollo.

“Estamos en peligro de un mundo en dos velocidades”, advirtió.

Sus propuestas incluyen redes sociales de seguridad, entre ellas cobertura universal de salud y la posibilidad de un salario básico universal. Guterres ha llamado a los gobiernos a implementar programas de acción afirmativa y políticas para resolver desigualdades históricas de género, raza o etnicidad, y dice que hay que romper “el círculo vicioso” de la corrupción.

Su plan considera también los efectos del cambio climático y exhorta a un metas económicas ecológicas para proteger al planeta y crear nuevos empleos.

Guterres dijo que está observando el inicio de un nuevo movimiento en las manifestaciones por igualdad racial y las campañas contra el discurso de odio.

“Esta movimiento rechaza la desigualdad y la división, y une a los jóvenes, la sociedad civil, el sector privado, ciudades, regiones y otros con políticas para la paz, nuestro planeta, la justicia y los derechos humanos para todos. Está haciendo una diferencia”.

Dijo que los líderes mundiales deben decidir entre el caos, la división y la desigualdad o corregir los errores del pasado.

“Estamos en el momento clave, pero sabemos en el sitio de la historia en que nos encontramos”.

Mandela fue el primer presidente democráticamente elegido de Sudáfrica y su primer jefe de estado negro. Ocupó el cargo de 1994 a 1999 y murió en 2013 a los 95 años.

En diciembre de 2009, la Asamblea General de la ONU declaró la fecha de su nacimiento como el “Día Internacional de Nelson Mandela”, para reconocer su papel para promover la democracia y la paz.

Se alienta a las personas de todo el mundo a conmemorar su nacimiento con buenas obras por 67 minutos, el número de años que él pasó luchando por la justicia social.

La idea es que cada persona puede hacer buenas obras y que cada paso pequeño puede llevar a grandes cambios.

Publicidad