Publicidad

El rey Salman de Arabia Saudita fue hospitalizado en un centro médico de la capital del país, Riad, según indicó el lunes palacio en un comunicado recogido por la oficialista Agencia Saudita de Prensa.

El monarca, de 84 años, acudió al Hospital de Especialistas Rey Faisal, señaló el comunicado, informando que será sometido a varias pruebas médicas debido a una inflamación en la vejiga. Otros detalles no fueron revelados.

En el mismo hospital han sido asistidos miembros de la familia real, incluidos varios que contrajeron el nuevo coronavirus recientemente. El centro está especializado en trasplantes, investigación y programas de formación.

El rey Salman gobierna desde enero de 2015. Está considerado como el último monarca saudí de una generación de hermanos que ha ostentado el poder desde la muerte de su padre y fundador del país, el rey Abdulaziz.

Los analistas siguen de cerca las noticias sobre su salud debido al poder absoluto que ostenta en el páis que es uno de los principales productores de petróleo del mundo y una de las mayores economías.

Una visita planificada del primer ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi a Arabia Saudita fue pospuesta después que se conoció de la hospitalización del rey Salman, según informó el lunes el ministro saudita de Asuntos Exteriores.

«En reconocimiento de la importancia de la visita y el deseo de que tenga éxito, nuestro sabio liderazgo en coordinación con nuestros hermanos en Irak ha decidido posponer la visita», escribió el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud en Twitter.

El reinado de Salman se ha caracterizado por cambios rápidos y significativos en un país acostumbrado a reformas lentas y graduales. Desde que asumió el poder, ha llevado al país a la guerra en Yemen, endurecido la posición del reino hacia su rival chií, Irán, y cortado lazos con la vecina Qatar.

También ha dado poderes a su hijo de 34 años, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, como su sucesor. Su hijo, con un estilo de liderazgo audaz y asertivo, ha despertado controversia por sus esfuerzos para consolidar su poder y marginar a posibles rivales.

Con apoyo de su padre, el príncipe Mohammed ha transformado el reino en los últimos años, abriéndolo al turismo y erosionando décadas de restricciones ultraconservadoras en la sociedad, dentro de sus esfuerzos por diversificar la economía saudí para diversificarla más allá de las exportaciones petroleras. El príncipe también ha detenido a docenas de activistas y detractores, supervisado la devastadora guerra en Yemen como ministro de Defensa y detenido a miembros destacados de la familia real en su lucha de poder.

El rey saudí no se ha mostrado en público en los últimos meses debido al distanciamiento social y a las preocupaciones por la expansión del virus en el reino, que sufre uno de los mayores brotes en Oriente Medio. En cambio, sí ha asistido a reuniones virtuales con su gobierno y conversado por teléfono con líderes de países vecinos.

[Con información de Reuters y AP]

Publicidad