Publicidad

Jerusalén (EFE).- Israel aprobó un toque de queda nocturno a partir de hoy en una cuarentena de localidades con alta tasa de contagios para frenar la incontenible segunda ola de COVID-19, pese a que inicialmente planteó un confinamiento total de estas áreas que por ahora eludirá.

Las restricciones en las denominadas «zonas rojas» -en su mayoría ciudades árabes y judías ultraortodoxas con elevado índice de infecciones- incluirán el cierre de escuelas, según informó la oficina del primer ministro, Benjamín Netanyahu. Las medidas se votaron anoche en una reunión de un comité ministerial que decidió evitar un cierre completo de los lugares más afectados por el virus debido a las presiones de líderes ultraortodoxos, que en la tarde del domingo amenazaron con dejar de cooperar con el Gobierno en la gestión de la pandemia si alguna de sus localidades era confinada.

Fuente

Publicidad