Publicidad

En tiempos de guerra, las fábricas se convierten de plantas de producción de automóviles a manufacturas de tanques o barcos militares. En tiempos de coronavirus, Vietnam adaptó una fábrica de teléfonos inteligentes para producir los tan necesarios respiradores artificiales.

Para muchos países luchando contra el coronavirus, los ventiladores han resaltado una lucha a vida o muerte en medio de limitaciones clínicas. Para Vietnam, que no reportó ningún caso de coronavirus durante tres meses, los respiradores son una inusual historia de un pequeño motor que pudo producir máquinas para un mundo en pandemia.

El conglomerado Vingroup, fundado por los hombres más ricos de Vietnam, nunca había tenido nada que ver con equipos médicos antes de la pandemia, pero ahora fabrica respiradores artificiales a un costo de 7.000 dólares cada uno, lo que supone un 30% menos que un modelo marca Medtronic, que es en el que se basan los aparatos vietnamitas, según la agencia de noticias económicas y empresariales, Bloomberg News.

Mientras otras naciones luchan por salvar pacientes y ahorrar suministros hospitalarios, Vietnam tiene el ancho de banda para trasladar su prioridad a la fabricación de esos suministros, en parte, porque respondió a la pandemia de forma temprana, registrando 382 casos en lo que va del 2020. A pesar de su pequeña economía, Vietnam ahora está donando ventiladores, mascarillas y otros suministros a países ricos.

Muchos primeros para Vietnam

Vingroup anunció este mes que el primer lote de respiradores ha salido de la fábrica y fue donado a Singapur, Rusia y Ucrania. Las economías más grandes siguen en lo más duro de la lucha contra la pandemia. Rusia fue acusada la semana pasada de hackear a científicos occidentales en busca de una vacuna, mientras Singapur registró el más alto saldo de COVID-19 en el sudeste asiático en abril, tras descuidar a su población de trabajadores migratorios.

“Todos hemos visto el apoyo mutuo en los períodos más difíciles”, dijo Konstantin Knukov, el embajador ruso en Vietnam. “La ceremonia de entrega de respiradores artificiales a la Federación Rusa continuó reafirmando nuestra provechosa amistad”.

Estados Unidos continúa siendo el epicentro de la pandemia: los casos positivos siguen subiendo

Los estados de Florida, California y Texas son los que más preocupan a las autoridades, que confían que con las nuevas medidas se frene la tasa de contagios.

Vingroup se ha vuelto una compañía en crecimiento que opera en casi todos los sectores de la economía de Vietnam. El billonario Pham Nhat Vuong, que fundó la empresa, le dijo a Bloomberg que desea que siga ayudando a la creciente nación a alcanzar meta tras meta. Eso incluye desde el Vinfast, el primer carro producido en Vietnam, hasta los respiradores, un producto que se ha vuelto sumamente preciado durante la pandemia.

Ningún caso desde abril

Quizás ninguna compañía es identificada como la marca nacional de Vietnam de la manera en que lo es Vingroup. Esta compañía ha trabajado muy estrechamente con el gobierno para que sus respiradores alcancen los estándares técnicos necesarios para poder ser comercializados.

“El Ministerio de Salud continuará acompañando a Vingroup y otros fabricantes para desarrollar productos y facilitar la temprana evaluación para poner los bienes en producción, cumpliendo con las necesidades de la sociedad para controlar y prevenir el coronavirus”, dijo Nguyen Minh Tuan, director del departamento de Equipos Médicos y Trabajos de la Salud.

Los pasos de la compañía durante de la pandemia han sido paralelos a los del gobierno. Vietnam identificó tempranamente casos del coronavirus, aisló a los pacientes y a dos capas de sus contactos, y restringió los movimientos de la población antes de que el virus se volviera inmanejable. Sin infecciones locales durante abril, la nación luego ofreció sus servicios en el extranjero, donando respiradores, kits de pruebas, mascarillas y otras ayudas desde Europa hasta Laos.

Vingroup dice que obtiene beneficios de los respiradores y sostiene que envió 500 a Rusia, 300 a Ucrania y 200 a Singapur. Pretende despachar otras 1.600 máquinas para finales de Agosto y producir unas 55.000 unidades al mes. Sus respiradores se basan en los recursos de tecnología “abierta”, sin patente, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), dijo la compañía.

Si Vingroup considerara incursionar en la producción masiva con fines de lucro de los respiradores, necesitaría la aprobación del gobierno.

Publicidad