Publicidad

El mundo conmemora el Día Internacional de las Niñas el domingo, durante un año en el que una pandemia mundial y la consiguiente recesión económica han creado más desafíos para las niñas.Naciones Unidas, que creó el día en 2011 para promover los derechos de las niñas, dice que las dificultades que ya enfrentan las niñas se han visto exacerbadas por la crisis de salud del coronavirus, incluso en las áreas de educación, matrimonio infantil, violencia doméstica y oportunidades económicas.

Un sitio web de la ONU para la celebración dice que para el próximo año, se estima que 435 millones de mujeres y niñas vivirán con menos de $ 1.90 al día, incluidos 47 millones «empujados a la pobreza como resultado del COVID-19».Señala que la pérdida de la prosperidad económica y la educación de las niñas provocada por la crisis también está relacionada con el aumento de los niveles de violencia.

La ONU dice que incluso antes de la pandemia, una de cada tres mujeres en todo el mundo había sufrido violencia física o sexual. «Los datos emergentes muestran que desde el brote de COVID-19, la violencia contra las mujeres y las niñas, y en particular la violencia doméstica, se ha intensificado».

Matrimonio infantil

Durante las crisis humanitarias, “una y otra vez, vemos que se priorizan otras cosas”, como la comida y la vivienda, dijo Lyric Thompson, experta en políticas del Centro Internacional de Investigación sobre la Mujer con sede en Washington.

Thompson, quien también copreside con Aria Grabowski, Girls Not Brides USA (Niñas No Novias EE. UU.), parte de la coalición global que intenta detener el matrimonio infantil, dijo que durante esos momentos de crisis, la planificación para contrarrestar las “formas de violencia de género, incluido el matrimonio infantil, se queda atrás. al borde del camino».

Los matrimonios infantiles han ido en aumento durante la pandemia ya que los confinamientos relacionados con COVID han mantenido a las jóvenes fuera de la escuela y, en algunos casos, las han confinado en lugares cerrados con depredadores sexuales. La pandemia también ha llevado a las familias a intentar colocar a sus hijas en hogares económicamente más estables para aliviar sus propias cargas financieras.

Se estima que 500.000 niñas más en todo el mundo corren el riesgo de ser obligadas a contraer matrimonio infantil en 2020 como resultado de los efectos del COVID-19, según un informe de octubre de Save the Children.

El aumento de los matrimonios infantiles frustra, pero no sorprende a Grabowski, quien recomendó dedicar fondos y programar desde el principio de la pandemia para combatir el matrimonio infantil y la violencia de género.

“Gran parte de la respuesta sanitaria se centra en la prevención y el control de infecciones”, dijo.

Pocas opciones

Los campamentos de refugiados rohinyá en Bangladesh son un lugar donde los matrimonios infantiles han aumentado desde el inicio de la pandemia.

Un residente del campo de refugiados dijo a VOA Bangladesh bajo condición de anonimato: “En algunos casos, las familias deben vivir juntas en tiendas de campaña abarrotadas en el campo. Para hacer espacio, sus hijas fueron casadas antes de que alcanzaran la edad adulta».

«Ningún padre quiere entregar a su hija en manos de otros, pero tienen que casarse por las circunstancias», agregó.

Wai Wai Nu, cofundadora y directora de la Red de Mujeres por la Paz, dijo a la VOA que el aumento de los matrimonios infantiles en los campamentos es alarmante.

Ella dijo que los padres permiten que sus hijas se casen no porque sean pobres o sin educación, sino porque creen que el matrimonio puede brindar seguridad a la vida de sus hijas.

“Los padres creen que si sus hijas están casadas, sus maridos pueden protegerlas mejor que los padres”, dijo.

Violencia doméstica y sexual

Otras formas de violencia contra las niñas también están aumentando durante la pandemia, incluso en los espacios en línea donde más personas se comunican como resultado del mayor distanciamiento social.

Una encuesta reciente de Plan International encontró que el 32% de las niñas indonesias han experimentado violencia en las redes sociales, mientras que el 56% ha sido testigo de violencia en las redes sociales. La organización encuestó a 500 niñas indonesias de entre 15 y 20 años.

“Aquí (en Indonesia), las niñas no solo experimentan un tipo de violencia de género en línea. De 500 niñas, 395 dijeron que experimentaron múltiples casos (de violencia), dijo Nazla Marisa, directora de influencia de Plan International Indonesia.

Ningún país es inmune al abuso. En Estados Unidos, los menores representaron la mitad de las llamadas realizadas en marzo a la Línea Directa Nacional de Agresión Sexual operada por la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto (RAINN). De los que afirmaron estar preocupados por el coronavirus, «el 67% identificó al perpetrador como un miembro de la familia», según el Centro de Atención Primaria de la Escuela de Medicina de Harvard.

ONU Mujeres ha descrito la violencia de género durante el brote mundial de coronavirus como una «pandemia en la sombra». Dice que desde el brote de COVID-19, se han intensificado todos los tipos de violencia contra mujeres y niñas, particularmente la violencia doméstica.

Educación

La educación es otra área en la que las niñas están sufriendo debido a la crisis de salud del coronavirus. Una investigación del Fondo Malala estima que 20 millones de niñas en edad de asistir a la escuela secundaria tal vez nunca regresen al aula una vez que haya pasado la crisis.

El fondo Malala fue iniciado por la activista Malala Yousafzai, quien sobrevivió a un disparo en la cabeza después de ser blanco de campañas por la educación de las niñas en Pakistán.

Malala, quien ganó el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en 2014, habló sobre el efecto de la pandemia en la educación de las niñas con el príncipe Harry y su esposa, Meghan, en un video que se publicará el domingo para conmemorar el Día Internacional de la Niña.

La escolarización de las niñas es fundamental para promover la igualdad de género, según un nuevo informe de la UNESCO relacionado. El informe dice que, a pesar de un aumento en todos los niveles de educación, las niñas tienen más probabilidades de sufrir exclusión que los niños, un resultado que, según dice, se ve agravado por la pandemia actual.

En todo el mundo, 132 millones de niñas no están escolarizadas, según cifras de la ONU, y 1 de cada 3 niñas adolescentes de los hogares más pobres nunca ha ido a la escuela.

Sasmito Madrim del Servicio de Indonesia, Ingyin Naing del Servicio de Birmania, Carol Guensburg de la División de África y el Servicio de Bangladesh contribuyeron a este informe.

 

Publicidad