Publicidad

La pandemia del coronavirus ha causado complicaciones a muchos agricultores y puso en peligro la seguridad alimentaria de millones de personas tanto en las ciudades como en el campo.

Expertos de Naciones Unidas participaron el martes en una conferencia online para aportar formas de ayudar a aliviar el hambre y evitar que los problemas empeoren en la región Asia y Pacífico, un desafío doblemente complicado por la pérdida de muchos millones de puestos de trabajo a causa de la crisis.

Según la previsión de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), el número de personas desnutridas aumentará hasta 132 millones este año, mientras que el de niños con desnutrición severa aumentará en 6,7 millones en todo el mundo debido a la pandemia.

“Debemos aceptar lo que tenemos ante nosotros y reconocer que el mundo y nuestra región han cambiado”, afirmó Jong-Jin Kim, subdirector general de la FAO y representante regional para Asia y el Pacífico.

“Tenemos que encontrar nuevas vías para avanzar y garantizar una seguridad alimenticia sostenible frente a estas pandemias, además de prepararnos para las amenazas que puedan desarrollarse y se desarrollarán en el futuro”, agregó.

EE.UU.: Economía se contrajo a una tasa anualizada del 31,7%, sube venta de casas

El trimestre pasado, miles de empresas cerraron y millones de trabajadores perdieron sus empleos cuando la economía más grande del mundo paralizó muchas de sus actividades para tratar de limitar la propagación del virus.

Las alteraciones causadas por los brotes de COVID-19 y las restricciones en los negocios y viajes dejan desde campos sin cosechar por los problemas para que los trabajadores migrantes ocupen sus puestos, a dificultades de transporte para quienes sobreviven gracias a la venta de ganado o equipos, afirmó la FAO en un reporte preparado previo a la reunión.

El impacto combinado del coronavirus, desastres naturales como tifones o sequías, enfermedades y plagas como las langostas han puesto de manifiesto la necesidad de desarrollar una capacidad más firme para “gestionar múltiples riesgos en los sistemas alimentarios”, añadió.

La FAO pidió avances más rápidos en herramientas de alta tecnología como drones y aplicaciones celulares para monitorear los cultivos, las plagas y otros condicionantes para la agricultura como parte de una transformación de los sistemas alimentarios para hacerlos más resistentes y reducir los riesgos, especialmente para los pequeños agricultores más vulnerables en países pobres.

Esto incluye lugares con poca seguridad alimentaria, como Yemen — donde según datos de la ONU más de un cuarto de millón de niños sufren desnutrición severa y podrían morir sin tratamiento — y partes de África, donde cerca de 5 millones de personas están bajo la amenaza de la hambruna por las plagas de langostas.

Las largas filas en los bancos de alimentos, incluso en países ricos como Estados Unidos, reflejan la lucha por mantener a las familias alimentadas con decenas de miles de nuevos desempleados.

EE.UU.: Pedidos de ayuda por desempleo vuelven a superar el millón

Los pedidos iniciales de ayuda por desocupación totalizaron una cifra desestacionalizada de 1.106 millones en la semana al 15 de agosto, desde los 971.000 de la semana previa, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

En naciones como Tailandia, donde el turismo ayuda a mantener la economía a flote, el cierre de fronteras y la cancelación de vuelos comerciales ha tenido un efecto dominó en muchas industrias. El gobierno concedió más de 5.000 millones de dólares en ayudas de emergencia a más de 10 millones de agricultores, explicó el ministro de Agricultura, Pisan Pongsapitch, en la conferencia.

Pero la pérdida de los medios de vida es una crisis a largo plazo.

La cuestión es cómo arreglar un sistema alimentario roto, apuntó uno de los participantes.

El reporte de la FAO publicado con motivo de la conferencia, patrocinada por Bután, recomendó conceder préstamos a agricultores para ayudarles a evitar que tengan que vender su ganado y otros activos para salir adelante.

Según el informe, aldeas pesqueras emprendedoras en Phuket, en el sur de Tailandia, cerraron acuerdos de trueque con productores de arroz del noreste. Algunos pescadores de Indonesia que no pueden exportar sus capturas, se pasaron a una pesca más asequible para los locales.

En muchos países, los agricultores usan cada vez más el comercio electrónico y los datos digitales para perfeccionar la siembra y otros aspectos de sus cultivos. Las plataformas de comercio electrónico chinas ayudan a cubrir la demanda de productos agrícolas y otros alimentos.

A una escala más pequeña, expertos de la FAO destacaron que existen muchas posibles soluciones de cercanía, como plantar en sacos o emplear cultivos hidropónicos, la cría de grillos para comer y procesar la leche de los camellos para hacer queso.

Publicidad