Publicidad

Redacción Internacional, 26 ago (EFE).- Seis meses después de que se detectara el primer caso de coronavirus en Latinoamérica y el Caribe, esta región es el epicentro de una pandemia ha dejado al menos 264.891 muertos y 6.890.695 contagios, sin poder controlar a la COVID-19 pese a pequeños avances y con la mira puesta en soluciones a largo plazo como una vacuna.

Medio año después de que el 26 de febrero se detectó en Brasil el primer caso de la enfermedad en toda América Latina, este país está convertido en el segundo con más casos (3,7 millones) y decesos (117.665) en todo el mundo, con 30.000 de esos fallecimientos registrados en los últimos 30 días y con la curva epidemiológica aún creciendo en muchas zonas. Perú en el sexto puesto (607.382 casos), México en el séptimo (568.621), Colombia en el octavo (562.113) y Chile en el décimo (402.365), según cifras de la universidad Johns Hopkins. Una situación aún más complicada si se tiene en cuenta que, como lo dijo esta jornada la Organización Mundial de la Salud (OMS), Colombia y Argentina están entre los 12 países con más casos diarios en el mundo en la última semana.

Fuente

Publicidad