Publicidad

WASHINGTON – Los legisladores estadounidenses están haciendo sonar las alarmas sobre la amenaza de China, advirtiendo que Washington hasta ahora no ha logrado mantenerse al día con Beijing mientras emerge como una potencia mundial.

Las preocupaciones, expresadas el miércoles en dos informes separados, critican a las agencias de inteligencia de Estados Unidos y a los formuladores de políticas por aferrarse demasiado a la noción de que un mayor comercio e interacción con China empujaría a Beijing a alinearse eventualmente con los valores occidentales.

En cambio, argumentan los informes, Estados Unidos está luchando por hacer retroceder ya que enfrenta un peligro real de ser reemplazado por China en el escenario mundial.

«Hay mucho en juego», según un informe redactado publicado por los demócratas en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

«En ausencia de una realineación significativa de recursos, el gobierno de Estados Unidos y la comunidad de inteligencia no lograrán los resultados requeridos para permitir la competencia continua de Estados Unidos con China en el escenario global durante las próximas décadas», dijo el informe.

En esta foto de archivo del 30 de junio de 2020, el representante Adam Schiff, demócrata por California y presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, habla durante una conferencia de prensa en el Capitolio.

El informe de Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, basado en cientos de horas de entrevistas con funcionarios de inteligencia y revisiones de miles de evaluaciones, criticó a las agencias de inteligencia estadounidenses por centrarse demasiado en su misión contra el terrorismo y por no adaptarse a las amenazas de un mundo cambiante.

“Mientras Estados Unidos estaba ocupado involucrando a al-Qaida, ISIS [Estado Islámico] y sus afiliados, vástagos y acólitos, el dominio indiscutible de Washington sobre el sistema global se desvaneció”, dice el informe.

Para contrarrestar mejor a China y otras amenazas emergentes, según el informe, las agencias de inteligencia estadounidenses deben hacer un mejor uso de la información comúnmente disponible en Internet, las redes sociales y otros sitios.

El informe también indica que los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos deben prestar más atención a las amenazas que no son inmediatas ni del ámbito militar «como la salud global, la seguridad económica y el cambio climático».

Y el informe pidió un mayor enfoque en la contratación y la tutoría de lo que describió como «la próxima generación de analistas de China».

«La buena noticia es que todavía tenemos tiempo para adaptarnos», dijo el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, en un comunicado. «Tengo la esperanza de que la comunidad de inteligencia trabaje de la mano con los comités de supervisión del Congreso para realizar estos cambios necesarios rápidamente».

Michael McCaul, republicano por Texas, interroga a testigos en audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre el despido del inspector general del Departamento de Estado, Steven Linick, el 16 de septiembre de 2020.

Un segundo informe publicado el miércoles por legisladores republicanos no fue menos condenatorio y recomendó más de 400 cambios a la estrategia de Washington en China.

«Para preservar la democracia y la libertad en todo el mundo, Estados Unidos debe actuar de manera decisiva con nuestros aliados para recuperar la iniciativa», advirtió el informe del Grupo de Trabajo de China.

La ideología del Partido Comunista de China «está socavando los principios fundamentales del sistema internacional y poniendo en riesgo la seguridad y la prosperidad de los estadounidenses», expuso el texto. «La indulgencia y la acomodamiento del PCCh y su agenda opresiva ya no es una opción».

El informe pide a los legisladores que impulsen las operaciones de contrainteligencia contra China y se aseguren de que las cadenas de suministro de seguridad nacional y médica de Estados Unidos ya no necesiten responder sobre productos fabricados en China.

También recomienda un mayor gasto en defensa para contrarrestar mejor las capacidades nucleares chinas, así como las crecientes fuerzas convencionales de China.

«Durante más de 40 años, hemos tratado de incorporarlos a la familia de naciones como un socio responsable, pero se han negado a comportarse de manera responsable», dijo el presidente del Grupo de Trabajo de China, Michael McCaul, en un comunicado.

Publicidad