Publicidad

ISLAMABAD – Los talibán dicen que la intención del presidente Donald Trump de retirar todas las tropas estadounidenses antes del fin de año será un buen augurio para el acuerdo de paz entre el gobierno afgano y los insurgentes.

Trump sugirió por Twitter el miércoles una fecha tan temprana como la Navidad, mucho antes de la planteada horas antes por el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien. 

«¡Deberíamos de tener en casa para Navidades al pequeño número de valientes hombres y mujeres sirviendo en Afganistán!» dijo Trump en su cuenta de Twitter.

El movimiento talibán aplaudió el anuncio como “un paso positivo” hacia la implementación del acuerdo de paz que se firmó con Estados Unidos el 29 de febrero con el objetivo de poner fin a la guerra afgana, que dura ya más de 19 años.

«El Emirato Islámico [los talibán] también está comprometido con el contenido de los acuerdos y con las esperanzas de relaciones buenas y positivas con todos los países, incluyendo Estados Unidos, en el futuro”, señaló el grupo insurgente en una declaración el jueves.

Exjefe del ejército de EE.UU. en Afganistán vincula la retirada de tropas a las negociaciones de paz

El exjefe del Comando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el general en retiro Joseph Votel, habló con la Voz de América sobre la retirada de tropas estadounidenses de Afganistán y las negociaciones intraafganas.

El tuit de Trump se produjo horas después que O’Brien dijera que la administración Trump pretende reducir el nivel de tropas en Afganistán de 5.000 a 2.500 para inicios del 2021.

Acuerdo afgano

El gobierno afgano, que no fue parte del acuerdo entre Estados Unidos y los talibán, no ofreció ninguna reacción inmediata al tuit de Trump.

Sin embargo, el jefe del ejército afgano, general Yasin Zia, le dijo a los reporteros que en los últimos seis meses han sido las fuerzas de seguridad locales las que han realizado todas las operaciones contra los grupos insurgentes en todo Afganistán.

Abdullah Abdullah, el encargado del proceso de pacificación por parte del gobierno afgano, dijo a los periodistas durante su visita a la India que aún es temprano para una reacción a la declaración del presidente estadounidense.

«Pero eventualmente nosotros, como afganos, debemos estar preparados para cualquier eventualidad. No hay duda de que habrá consecuencias a estas decisiones tomadas por nuestros aliados internacionales. Pero es nuestra responsabilidad trabajar juntos y encontrar una forma de vivir en paz”, enfatizó Abdullah. 

Acuerdo Talibán-EE.UU.

Una coalición militar internacional, encabezada por Estados Unidos, invadió Afganistán solo días después del mortal ataque del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington D.C.

La acción militar derrocó al entonces gobernante talibán y evitó que siguiera dando refugio a la red terrorista Al Qaeda, y a su líder Osama Bin Laden, el cerebro de los ataques contra Estados Unidos.

Los talibán, sin embargo, desde entonces han librado una incesante y sangrienta insurgencia contra el gobierno de Kabul, respaldado por Washington, logrando controlar o influenciar la mitad de los distritos del territorio, aunque funcionarios afganos cuestionan dicha aseveración.

Militantes talibanes celebran el acuerdo de paz con EE.UU. en la provincia de Laghman, en marzo pasado.

El acuerdo entre Estados Unidos y los talibán establece la salida de todas las fuerzas extranjeras de Afganistán para mediados del 2021, a cambio de que los insurgentes se comprometan a no permitir operaciones de grupos terroristas que usen el territorio afgano para preparar ataques internacionales.

El acuerdo también llama a los insurgentes a abrir pláticas directas con el gobierno afgano para negociar un alto el fuego permanente para luego acordar un arreglo para compartir el poder en un Afganistán posguerra.

El diálogo entre los afganos, sin embargo, no ha producido ningún resultado tangible a más de un mes de haberse iniciado.

Violencia talibana

Los talibán han rehusado reducir la violencia a pesar de participar en pláticas de paz en Doha. Los críticos dicen que el reciente tuit de Trump sobre la retirada de tropas le daría fuerzas a los insurgentes y debilitaría al equipo negociador del gobierno de Kabul.

«Le parte las rodillas a los enviados estadounidenses y otros oficiales al socavar seriamente sus alegatos de que cualquier reducción de tropas sería ‘condicional’. O, la declaración de Trump sugiere que la única condición que le preocupa es aquella que él piense que suena bien en la víspera de una elección”, tuiteó Laurel Miller, un exrepresentante especial del gobierno estadounidense ante Afganistán y Pakistán.

Torek Farhadi, un comentarista político ubicado en Kabul y exfuncionario gubernamental, urgió a los equipos rivales afganos a hacer de su diálogo algo productivo en lugar de prestar atención a las acciones de Trump.

«La retirada temprana de fuerzas estadounidenses para Navidad podría inclinar la balanza a favor de los talibán en el campo de batalla. Pero no se equivoquen, esta guerra podría durar mucho más tiempo. Ambos bandos deberían enfocarse en la paz mediante un acuerdo político. Paz es lo que los afganos desean de sus líderes”, dijo Farhadi.

Se estima que el conflicto afgano se ha cobrado la vida de más de 160.000 personas. Eso incluye combatientes de ambos bandos y civiles afganos. Los militares estadounidenses han perdido a más de 2.400 soldados, mientras más de 20.000 han sido heridos en combate. 

 

Publicidad