Publicidad

Minsk (EFE).- El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, quien afronta desde el pasado 9 de agosto las mayores protestas de la historia del país provocadas por los resultados de las elecciones presidenciales, cuestionados por la oposición, habló hoy sobre la posibilidad de una guerra civil para, de inmediato, descartarla.

«Si intentamos doblegar el uno al otro, ya saben lo que tendremos… como mínimo una guerra civil. Pero no se preocupen: esto no sucederá», afirmó durante un encuentro con habitantes de la ciudad de Baránovichi, provincia de Brest, citado por el departamento de prensa de la Presidencia. Lukashenko trató de minimizar el impacto de las tres semanas de protestas, durante las cuales se han convocado manifestaciones con más de 100.000 participantes, al señalar que sus oponentes viven en un mundo irreal.

Fuente

Publicidad