Publicidad

En el último adiós de Alexander Parra, excombatiente de las Farc, su esposa Luz Marina Giraldo le pidió a la comunidad de Mesetas trabajar unidos por la consolidación de la paz en el territorio.

“Es momento de parar, nosotros decidimos parar, ¿Por qué es tan difícil perdonar? Mi esposo decía: La paz nace del alma, porque si nosotros no perdonamos a los que nos ofenden, seguiremos en este círculo vicioso de odio y de asesinatos. ¡Paremos ya por favor este derramamiento de sangre!”, expresó Luz Marina.

Parra era el coordinador del programa ‘Ambientes para la Paz: Vida digna y Reconciliación’ financiado por agencias de cooperación internacional, y además de ser promotor del proceso de paz tras la firma de los acuerdos, también era una persona muy activa apoyando el proceso de reincorporación en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ‘Mariana Páez’, donde residía con su esposa e hijos.

Hizo parte del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), y uno de sus papeles era ayudar a otros excombatientes a hacer el tránsito a la vida civil, asesorándolos y haciendo seguimiento a sus procesos.

Su esposa, finalmente, dijo que el miedo tenía consumido a los metenses “¿Quién nos ofendió? ¿A quién debemos perdonar? ¿Cómo romper las cadenas del odio?, por eso los invito de corazón a que nos unamos en un solo grito para decir ¡No más!”, puntualizó.

Publicidad