Publicidad

Un movimiento que niega la existencia de COVID-19 ha dividido a la sociedad española mientras el país lucha por controlar el mayor número de casos de coronavirus en Europa. 

Stop Confinamiento España, uno de los grupos detrás del movimiento, ha dicho que realizará una protesta el próximo mes en Madrid, calificándola de «manifestación pacífica contra las medidas impuestas en relación con la falsa crisis de salud provocada por el COVID-19». 

La fuerza del sentimiento entre quienes afirman que el coronavirus es un invento de una élite gobernante para controlar a las masas quedó demostrada cuando unas 2.500 personas realizaron una protesta en Madrid el domingo. 

El movimiento ha ganado terreno gracias en parte al apoyo de simpatizantes famosos de alto perfil como Miguel Bosé, un popular cantante español. 

Bosé ha utilizado sus plataformas de redes sociales en las últimas semanas para promover lo que algunos describen como teorías de conspiración sobre la COVID-19, y afirmó que una vacuna planificada era un pretexto para controlar la población mundial utilizando la tecnología de telefonía móvil 5G. 

La manifestación del domingo se hizo eco de las de junio organizadas en ciudades de España por grupos principalmente de derecha que protestaban por las restricciones impuestas a las libertades personales por el gobierno de coalición de izquierda para reducir un número creciente de casos de coronavirus. 

España anunció la semana pasada una prohibición nacional de fumar y beber en público si no se puede garantizar el distanciamiento social. 

El movimiento de negación del COVID-19 en España se hace eco de movimientos libertarios similares que han surgido en Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania. 

La controvertida causa ha dividido a los españoles, con encuestas recientes que muestran que una cuarta parte de la población se opone al uso obligatorio de máscaras faciales en todo el país.

Publicidad