Publicidad

El ganador de un Nobel de la Paz, John Hume, clave por su labor para poner a fin a la violencia en su natal Irlanda del Norte, murió a los 83 años, de acuerdo a declaraciones de su familia. 

El líder católico del moderado Partido Laborista y Socialdemócrata estaba considerado como el principal artífice del acuerdo de paz. Compartió el premio con David Trimble.

Hume era un activista de los derechos civiles que sumó al movimiento por los derechos norirlandeses en la década de 1960. Vio el nacionalismo como una fuerza en declive y defendía la idea de ampliar el autogobierno de Irlanda del Norte, con el poder repartido entre los grupos que lo formaban.

“Irlanda no es un sueño romántico, no es una bandera: son 4,5 millones de personas divididas por dos poderosas tradiciones”, dijo. “La solución no se encontrará sobre la victoria de ninguna, sino sobre el acuerdo y la alianza entre ambas. La división real de Irlanda no es una línea dibujada en el mapa, sino en las mentes y los corazones de su gente”.

«Gigante político»

El primer ministro británico, Boris Johnson, estuvo entre los primeros en reaccionar el lunes: «John Hume era simplemente un gigante político. Se enorgullecía de la tradición que se oponía totalmente a la violencia y se comprometió a perseguir sus objetivos por medios exclusivamente pacíficos y democráticos», dijo Johnson.

«Con su fallecimiento, hemos perdido a un gran hombre que hizo mucho para ayudar a poner fin a los problemas y construir un futuro mejor para todos», afirmó.

El ex primer ministro británico John Major rindió homenaje a Hume y describió al premio Nobel como uno de los guerreros más fervientes por la paz que se había ganado un lugar de honor en la historia de Irlanda.

«Pocos invirtieron tanto tiempo y energía en esta búsqueda, y pocos buscaron cambiar actitudes arraigadas con una determinación tan feroz», dijo Major en un comunicado.

Publicidad