Publicidad

SÍDNEY, AUSTRALIA – Las elecciones generales de Nueva Zelanda que se debía celebrar el próximo mes de septiembre han sido pospuestas cuatro semanas debido a un aumento de casos de coronavirus.

La primera ministra, Jacinda Ardern, dijo el lunes que la nueva fecha elegida, el 17 de octubre, brinda a las partes la oportunidad de planificar sus campañas en torno a las restricciones que impone la pandemia.

Ardern se ha visto sometida a una presión cada vez mayor para retrasar las elecciones. La mayoría de las campañas se habían suspendido por un aumento en los casos de coronavirus en Auckland, que se encuentra bajo un confinamiento de dos semanas.

“Mover la fecha de una elección especialmente tan tarde en el ciclo electoral es una decisión importante”, dijo. “Nuestro plan de resurgimiento está en pleno apogeo. Hay altos niveles de pruebas, rastreo rápido de contactos junto con restricciones de nivel tres que están diseñadas para limitar la propagación del grupo actual. Sin embargo, está claro que el resurgimiento del coronavirus en Auckland al comienzo del período formal de la campaña ha sido motivo de preocupación».

La fuente de las infecciones sigue siendo un misterio.

¿Por qué no todos usan mascarillas en EE.UU. durante la pandemia?

El uso de mascarillas se ha convertido en una cuestión casi política en Estados Unidos. Mientras que la mayoría de los demócratas apoya su uso para prevenir nuevos casos de COVID-19, apenas un tercio de los republicanos aprueba la medida.

El principal partido de oposición de Nueva Zelanda, el Partido Nacional, había argumentado que las elecciones deberían posponerse hasta noviembre, o incluso hasta el próximo año. Creen que las restricciones a la campaña debido a la pandemia le darán a la primera ministra una ventaja injusta.

Ardern ha sido ampliamente elogiada por su gestión de la pandemia y se espera que gane otro mandato. Pero sus oponentes esperan que pierda algo de su brillo una vez que las dificultades causadas por el confinamiento de Auckland comiencen a afectar a los votantes.

La situación en Australia

Al otro lado del mar de Tasmania, Australia ha registrado el día más mortífero de la pandemia hasta ahora. En total, 25 personas fallecieron en el estado de Victoria el domingo. Sin embargo, solo se reportaron 282 nuevos casos de coronavirus, lo que generó cierto optimismo por parte de los expertos en enfermedades.

La profesora Jodie McVernon, directora de epidemiología del Instituto Doherty en Melbourne, sostiene que las tasas diarias de infección en Victoria están disminuyendo.

«Obviamente, estábamos en una situación -hace solo unas semanas- en la que veíamos números en los 700», dijo. «Esos números ahora están llegando a los 200, o tal vez alrededor de 300, y con eso estamos viendo menos números de contactos de casos notificados. Estamos viendo que se informa de menos grupos y brotes y, en general, la cantidad de infecciones de los trabajadores de la salud está disminuyendo. Todos esos son indicadores realmente positivos».

Victoria también ha extendido el estado de emergencia por un mes más. La ciudad de Melbourne permanece cerrada y se aplican otras restricciones en todo el estado.

Los organizadores de los fuegos artificiales de Nochevieja de Sídney están bajo una presión cada vez mayor para cancelar la famosa exhibición debido a la pandemia. El ayuntamiento está admitiendo que «puede que no sea responsable» animar a grandes multitudes a participar en este brillante espectáculo.

La ciudad de Melbourne también podría perder los derechos para albergar la gran final de fútbol australiano, el evento deportivo más grande del país, en octubre debido a la crisis de COVID-19.

 

Publicidad