Publicidad

NUEVA YORK – – El principal diplomático de la ONU para el proceso de paz en Medio Oriente advirtió el martes que un colapso en la cooperación entre el liderazgo israelí y palestino sobre las amenazas de anexión está obstaculizando la respuesta a COVID-19.

«Lamentablemente, la situación en el terreno se ve afectada rápidamente por el aumento dramático de los casos de COVID-19 en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental e Israel», dijo el enviado Nickolay Mladenov al Consejo de Seguridad de la ONU en una reunión virtual.

Israel ha registrado más de 52.600 casos confirmados de coronavirus y 422 muertes, mientras que la Autoridad Palestina (AP) ha confirmado más de 9.200 casos y 64 muertes.

Estados árabes advierten a Israel sobre severas consecuencias de anexión de Cisjordania

La Liga Árabe, Naciones Unidas, países europeos y figuras del Partido Demócrata estadounidense, han advertido a Israel que anexar territorios de Cisjordania tendrá gravísimas consecuencias en la región. Israel tiene previsto anunciar la anexión este miércoles 1ro de julio.

«También me preocupa que estemos muy por debajo del nivel de coordinación que existía a principios de año, cuando llegó la primera ola del virus», dijo Mladenov. «Esta situación podría tener serias repercusiones en la capacidad de controlar su propagación y su impacto en la vida de las personas».

Planes de anexión

Las dos partes han visto aumentar las tensiones cuando el gobierno de coalición de Israel, liderado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, anunció en mayo que planea anexar alrededor del 30% de Cisjordania, incluidos los asentamientos israelíes y las áreas pobladas principalmente por palestinos.

Para contener la pandemia, Mladenov dijo que la Autoridad Palestina ha tomado medidas para limitar los movimientos en Cisjordania y otras áreas afectadas. Israel también ha vuelto a imponer limitaciones a las reuniones y algunos negocios no esenciales, e implementado restricciones en áreas específicas.

El movimiento entre Israel y los territorios palestinos sigue estando fuertemente restringido, y el cruce fronterizo de Rafah entre la Franja de Gaza y Egipto ha estado cerrado desde mediados de mayo.

Crisis financiera

El enviado de la ONU dijo que la situación se ha vuelto más difícil por la negativa de la Autoridad Palestina a aceptar cualquiera de los impuestos que Israel recauda en los cruces comerciales en nombre de la AP, empeorando su crisis financiera, ya grave, y obstaculizando su capacidad para prestar servicios.

«Ha bloqueado efectivamente la capacidad de los pacientes de viajar desde Gaza para recibir tratamiento fuera de la Franja y ha provocado demoras en la entrega de asistencia humanitaria y materiales destinados a la respuesta COVID-19 y otros servicios y apoyo de salud», dijo Mladenov.

El funcionario dijo que la ONU ha concluido acuerdos con la AP para que la asistencia humanitaria pueda continuar sin obstáculos, incluida la facilitación de la transferencia de pacientes desde Gaza, y con Israel para simplificar los procedimientos administrativos. Pero advirtió que hay limitaciones en lo que se puede esperar que hagan la ONU y otras organizaciones.

Publicidad